La niña Alejandra Romero Díaz preparó su alma y corazón, para recibir por vez primera a Jesucristo, por medio de la hostia sagrada.
Fue en la capilla del Sagrado Corazón de Jesús, que la pequeña, en compañía de sus papás y padrinos, acudió al encuentro con Cristo, para recibir también su bendición, así como la reafirmación de su fe depositada en su bautismo.
Sus allegados participaron con ella de este banquete de vida y se unieron a las oraciones que en su honor dedicó el ministro de la Iglesia.
Para celebrar este importante acontecimiento, la familia de la pequeña preparó una convivencia familiar, en la cual disfrutaron de un rico banquete preparado especialmente para la ocasión y de igual manera sus invitados aprovecharon para manifestarle a la festejada sus felicitaciones.