El Festival de Calaveras se ha convertido en un motor económico para la entidad. Refugio Marín Ruiz, secretario general de la CROC, afirmó que ante el incremento en la afluencia de turistas que se ha registrado año con año para este evento, ha crecido también la actividad económica, y en consecuencia, lo empleos temporales que se generan durante su realización.
Recordó que de acuerdo a un estudio realizado el año pasado por estudiantes de educación superior, la afluencia de visitantes durante las dos semanas que duró el Festival de Calaveras superó el millón 200 mil personas, lo que representó un incremento superior a 200% con respecto a las visitas registradas en el año 2010 y de 34% con respecto a 2015.
Refugio Marín dijo que por ello, para la edición de este año que se llevará a cabo del 27 de octubre al 5 de noviembre, se estima la contratación de más de 400 empleos de manera eventual, principalmente en áreas relacionadas con la gastronomía y hotelería, como garroteros, meseros, camaristas, recepcionistas y personal de cocina, así como ayudantes de chef.
En ese sentido, afirmó que se espera que para el presente año el evento supere las expectativas y se registre un nuevo incremento en cuanto al número de visitantes y turistas, lo cual se vería reflejado en una mayor ocupación hotelera, esto, debido a la importancia que año tras año ha ido tomando esta festividad que se está haciendo de renombre entre los habitantes de los estado aledaños.
Para concluir, el secretario general de la CROC destacó a que fin de cubrir los servicios fundamentalmente gastronómicos y hoteleros que se ofrecen durante la próxima temporada, la CROC mantendrá abierta la convocatoria hasta mediados de octubre, a fin de que todos los interesados en las vacantes se postulen directamente en sus oficinas.