El sueño juvenil de Jacqueline Ochoa Esparza se vio cristalizado al convertirse en hermosa quinceañera.
La joven acudió en compañía de sus papás, Yolanda Esparza Bustos y Marcos Ochoa Dueñas, al templo de las Tres Ave Marías para participar de la santa misa en acción de gracias por los favores recibidos.
Numerosas fueron las felicitaciones que recibió la agraciada quinceañera por parte de sus allegados, durante la reunión que sostuvieron para brindar por su bienestar.