El templo de San Miguel Arcángel fue el recinto elegido por Lisette Viridiana Arellano Serrano, en el cual ante Dios manifestó un inmenso agradecimiento por el don de la vida y los favores recibidos.
La hermosa quinceañera tuvo a su lado durante la santa misa a sus papás Miguel Ángel Arellano Báez y Norma Isela Serrano Almanza, y a sus padrinos Armando Zúñiga y Martha Guadalupe Luna.
Por la noche, la quinceañera protagonizó un agradable e inolvidable festejo al lado de sus seres queridos, en el cual además de convivir con todos ellos, les agradeció el regalo de su presencia.