El cambio o acortamiento de rutas y la cancelación de otras ha provocado un desbarajuste en los usuarios del transporte urbano, que a una semana que lo impuso la Dirección de Movilidad quieren saber quién es el “desorganizador” de este organismo.

Las modificaciones se hicieron sin que hubiera un conocimiento previo, simplemente lo anunciaron en algunos medios de comunicación y en redes de que tal ruta desaparecía y en su lugar era otra, o que había una que proviene de las colonias del oriente y antes llegaba hasta la Central Camionera y ahora ya sólo lo hace hasta el centro de la ciudad.

A alguien en movilidad se le ocurrió hacer esas innovaciones bajo el supuesto que así se eliminaría el empalme de rutas, pero se hizo sin tomar en cuenta la opinión y las necesidades del público, incluso, sin siquiera haberlo hecho de su conocimiento, simplemente fue al más viejo estilo de que “donde manda el supremo gobierno nadie puede oponerse” y bueno, al que no le guste que utilice otro medio de transporte.

¿Qué puede haber atrás de esta decisión?, sin duda la seguridad de que no habrá mayores aspavientos, ya que una vez aplicada la norma el pueblo se irá acostumbrando y pronto olvidará el desazón que le provocó, pero atrás de esta medida hay algo más que la simple idea de impulsar el servicio y no es otra que la reducción y eliminación de rutas que cubren diversos sectores, principalmente en la zona centro, que ha sido un propósito largamente perseguido en varias administraciones estatales y ha fracasado ante el rechazo casi unánime de los comerciantes y la oposición total de la población.

Las argumentaciones para hacerlo realidad son variadas, entre ellas, -se afirma- está el cuidado del medio ambiente y lo “estorboso” que resulta para los vehículos particulares tener que soportar la “lentitud” de los urbanos, entre otras perlas, por lo que es preferible que circulen sólo por algunas avenidas y los anillos periféricos.

Para evitarse la confrontación, en la Dirección de Movilidad pusieron en práctica la tesis que las unidades deben tener un recorrido que sea diferente entre sí a las demás, sin tomar en cuenta que, ciertamente, en algún momento se encuentran, pero trayecto y destino son diferentes y a esto los habitantes de cada lugar estaban acostumbrados.

Aunque nada es para siempre, ahora tienen que reajustar sus actividades para abordar el autobús que los deje lo más cerca de su rumbo y en lo posible reservar una cantidad de su ingreso para el pago de taxis, en tanto se conoce la verdadera intención de estas medidas.

Con lo anterior se va al caño la promesa tantas veces repetida, de que todas las acciones oficiales son para beneficiar a los más necesitados, no obstante se actúa en sentido contrario al constreñir su vida diaria, por lo que no tiene otra opción que “aguantar callado” (con el permiso del Vikingo), sin embargo todo tiene un límite.

Se asegura que los camiones son agentes contaminantes por lo que hay que reducir su presencia, pero por otra se construyen más puentes vehiculares, alentando así el uso del automóvil. Se debe tener presente que en Aguascalientes circulan 697 autobuses, contra más de 500 mil unidades particulares, lo que es una prueba que los urbanos no son los que afectan más al medio ambiente, aunque sí, los que utilizan más de 300 mil habitantes que carecen de auto.

¿HASTA CUÁNDO?

Sí, hasta cuándo tendrán tiempo en el Congreso del Estado para generar condiciones que permitan atender el cada vez más grave problema del suicidio. Desde hace más de un año hay una iniciativa y la cual, por razones que sólo conocen diputadas y diputados, está “en reserva”, como si no tuviera importancia lo que ya es una emergencia social.

Aunque es un asunto de difícil respuesta, porque el que toma la decisión de acabar con su vida no lo informa, es necesario crear y aplicar estrategias que permitan reducir este tipo de hechos.

La diputada Elsa Amabel Landín Olivares reconoció que hay esfuerzos del sector salud, de organizaciones de la sociedad civil y grupos religiosos, pero hace falta la participación decidida del parlamento estatal, activando la propuesta para impulsar la prevención, atención y erradicación de esta manifestación.

En los primeros 19 días de enero se tenía un registro de 14 inmolaciones, situación que exige una participación más decidida de todos los sectores para que dentro de lo posible se logre atender las situaciones mentales, principalmente la depresiva, que lo mismo afecta a niños, adolescentes, jóvenes y adultos y sin distingo de sexo.

La diputada Landín dijo que sin duda uno de los pendientes que tienen es legislar sobre esta materia, por lo que es necesario reavivar la iniciativa para que desde el frente legislativo se generen las condiciones que proporcionen una atención profesional a las personas que pasen por un trance psíquico.

El documento intitulado Ley de Prevención del Suicidio para el Estado de Aguascalientes data de octubre de 2018, lo que conforme avanzan los meses es urgente su análisis, debate y aprobación en su caso, como así lo reconoce el promovente, al citar que es un asunto que “representa un gran problema de salud pública que deriva en la precaria salud mental de millones de seres humanos que ante la desesperación, la frustración, la tristeza y el enojo con la sociedad o su entorno, deciden que es preferible dejar de vivir y no padecer de males reales o imaginarios, que les aquejan”.

Se pretende, con esta iniciativa, la aplicación de programas interinstitucionales, con la participación directa de los gobiernos federal, estatal y municipal, mediante el cuidado psicosocial, investigación científica y atención de las personas en riesgo y de manera paralela ofrecer apoyo a las familias que viven este drama.

Por su parte, el director de Salud Mental y Adicciones del Instituto de Servicios de Salud del Estado (ISSEA), Francisco Javier Pedroza Cabrera, declaró el pasado 4 de enero a El Heraldo, que la ola de suicidios no deben tomarse como algo normal, por el contrario, no hay que normalizarlo, para ello se requiere sumar esfuerzos de toda la sociedad y de las propias autoridades para que las personas con esas ideas sepan que hay lugares, instituciones y líneas telefónicas  para escucharlos y que puedan encontrar una propuesta a sus problemas.

En ese sentido, el funcionario estableció que los medios de comunicación deben de ser firmes aliados y difundir en dónde se encuentran esos sitios y de alguna manera dedicar espacios lo más continuo posible con los números telefónicos, de manera que sea accesible para quienes tienen propósitos que pudiera causarles un daño físico.

También se requiere atender a los familiares de quien se privó de la vida para que puedan superar ese aciago momento, por lo que todo afán que se haga vaya orientado a evitar el suicidio y si ya se consumó orientar y aconsejar a los allegados, que es una tarea de la mayor importancia para que rehagan su ánimo.

Pues ojalá que se tomen las máximas medidas para atender un asunto que adquiere visos de desdicha social y que sólo unidos hacia ese objetivo es factible alcanzar los fines deseados.

INVERSIÓN

Desde varios frentes se escucha el mismo clamor: que el gobierno federal promueva y apoye la inversión en todos los ámbitos, ya que son casi 14 meses de atonía. El máximo líder obrero de Aguascalientes, José Alfredo González, urgió salir del bache económico en que se encuentra el país y evitar que México caiga en recesión. Dijo que aún cuando hay indicios que la Federación empieza a destinar algunos recursos se requiere que éstos se normalicen en todos los campos de la producción, con lo que pueda evitar que se estanque la creación de empleo. Si el año pasado fue de cero crecimiento económico, esto debe servir de experiencia para que no suceda lo mismo en el presente y en los años subsiguientes.