La presencia de diversas marcas de estaciones de gasolina no ha hecho la diferencia en el mercado, derivado de que Petróleos Mexicanos continúa dictando los estándares de precios a través del abastecimiento directo de los combustibles.

Así lo señaló el presidente de Coparmex Aguascalientes, Raúl González Alonso, al considerar absurdo que mientras la gasolina a nivel mundial ha bajado a razón del 20% en promedio y el peso ha ganado terreno frente al dólar, en México no hay reacción a esos decrementos.

En entrevista, el líder empresarial refirió que el Gobierno Federal había anunciado que ya no iba a haber gasolinazos y este es un momento excelente para que haga algún ajuste a la baja en el tema de los combustibles y la población pueda ver un reflejo de ahorro en sus bolsillos, pero está al revés.

En ese sentido, indicó que como uno de los insumos que prácticamente todas las empresas tienen, el gasto en combustibles repercute en el precio de productos y servicios, de tal manera que si éste se dispara, habrá movimiento al alza en la cadena productiva.

González Alonso dejó en claro que no se pretende de ninguna manera que se ofrezca la gasolina a mitad de precio, pero no se entiende cómo es que se está incrementando aquí, en un momento en que a nivel mundial está pasando exactamente lo contrario y tiende a la baja.

Lo que sí se demanda es que por fin se refleje un ajuste, particularmente después de la problemática que se tuvo con el desabasto el pasado mes de enero y la duda es si ahora, con el nuevo sistema de distribución, los costos van a ser mayores.

“Si esa va a ser la justificación para que el precio siga estando alto, entonces definitivamente se adoptó una medida inadecuada al sustituir los esquemas de abasto en el país”, agregó.

Reiteró que el sector empresarial está en espera de medidas que sean congruentes con lo comprometido por el nuevo Gobierno Federal en el tema de distribución y precios estables de las gasolinas, pues no hay hasta el momento indicios de que los avances en el tema sean firmes ni mucho menos favorables.