Después de Campeche, ocupábamos el segundo lugar en incidencia de suicidios, y ahora ocupamos el tercer lugar nacional; nos anteceden Chihuahua y Yucatán. En lo que va del año en nuestra entidad, hasta ayer sumaban 103.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el suicidio como un problema grave de salud pública y señala que los efectos en las familias, los amigos y la sociedad, son complejos y perduran aún mucho tiempo después de la pérdida. Dentro de las causas que lo provocan se indican diversos factores biológicos, psicológicos, sociales, ambientales y culturales.
Con el propósito de reducir los índices de suicidio, el 10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, se fomentan en todo el mundo compromisos y medidas prácticas para prevenirlos.
Como parte de estos propósitos, el INEGI dio a conocer datos que se derivan de las estadísticas de mortalidad publicadas por el Instituto.
El suicidio es considerado un acto prevenible y en la actualidad la tasa de suicidios es un indicador de evaluación para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
En México, en 2016 ocurrieron 6 mil 291 muertes por lesiones autoinfligidas intencionalmente (suicidios), lo que representa una tasa de 5.1 suicidios por cada 100 mil habitantes.
El volumen de suicidios varía entre zonas geográficas y entidades federativas; para 2016, las entidades federativas que tuvieron mayores tasas de suicidio fueron Chihuahua y Yucatán con 11.4 y 10.2 suicidios por cada 100 mil habitantes, respectivamente; a las entidades mencionadas le siguen Aguascalientes (9.6), Campeche (9.1) y Colima (8.5).
En el otro extremo, con las tasas más bajas se encuentran Guerrero, Veracruz y Oaxaca, con 2.1, 2.5 y 2.9 suicidios por cada 100 mil habitantes, respectivamente.
En nuestro país el fenómeno del suicidio consumado es más frecuente en la población masculina; de cada diez suicidios, ocho son cometidos por hombres, y dos por mujeres.
En relación con la edad, en los jóvenes de 20 a 29 años se presentan las tasas más altas de suicidios. Entre las causas que se dan en este grupo de población se encuentran los problemas familiares, amorosos, depresión y ansiedad, el abuso de alcohol y drogas, entre otras.
En tanto que en las mujeres, la tasa más alta se presenta en el grupo de edad de 15 a 19 años con 4 suicidios por cada 100 mil mujeres.