Ahora le tocó turno a la empresa Nissan de sufrir la “broma” de mal gusto de una persona que alertaba sobre la existencia de una bomba en la planta Uno de esa armadora nipona. La alerta provocó la movilización de Protección Civil Estatal, Bomberos, y demás autoridades estatales y municipales, que luego de entrevistarse con los encargados de seguridad de la planta, realizaron una inspección detallada en el área, sin encontrar riesgo alguno, por lo que se retiraron del lugar.
Raúl Muñoz, director de Comunicación Social de Gobierno del Estado, y Edgar Labra, jefe de prensa de la Policía Estatal, informaron oficialmente a este diario que todo se debió a una falsa alarma como la suscitada anteriormente en hospitales de la localidad.