Por FRANCISCO VARGAS M.

Como un verdadero balde de agua fría, se recibió la noticia del lamentable fallecimiento del joven matador de toros aguascalentense Mario Aguilar, quien dejó de existir a la edad de 27 años, ayer domingo 10 de junio; que con enorme tristeza y consternación, recibieron sus familiares y por supuesto el medio taurino, no sólo de Aguascalientes, sino de todo el país.
Alrededor de las 16:00 horas en las diferentes redes sociales y portales taurinos, empezó a circular repetidamente la información sobre la muerte del fino diestro acalitano, quien después de su destacada actuación que tuvo en el pasado Festival Taurino del Trabajador Textil y la Confección, celebrado en la Plaza Monumental de esta ciudad, y con el apoyo moral de amigos cercanos, retomó su profesión con enorme ilusión. Prueba de ello su entrega y preparación que llevaba día a día tanto de salón como acudiendo al campo bravo, viéndose bien físicamente en la participación que tuvo en la Corrida “Orgullo San Marcos”, celebrada el pasado 26 de abril en lo que fue la Sexta Corrida del Serial Taurino 2018, organizada por el Gobierno del Estado de Aguascalientes, donde Mario pasaportó a “Chovito”, número 103 con 492 kilos de la ganadería de Medina Ibarra, logrando una faena con la clase que atesoró en vida como torero.
Mario Alberto Aguilar Tabares quien nació el 22 de mayo de 1991 en esta ciudad capital de Aguascalientes, desde niño tuvo la inquietud de ser torero, siendo alumno del matador de toros en el retiro Armando Mora, quien tuvo como discípulos a Joselito Adame, Arturo Saldívar, Víctor Mora entre otros chavales más de ese tiempo.
Posteriormente, un grupo de entusiastas ganaderos formó Tauromagia Mexicana, agrupación que le solicita a Armando Mora enviar a algunos de sus destacados alumnos, entre ellos Mario Aguilar, quien sobresale del grupo por sus buenas maneras taurómacas, en el cual, entre otros chavales, estaba Octavio García “El Payo” y el propio Arturo Saldívar, ingresando posteriormente Sergio Flores; siendo uno de sus maestros Juan Cubero, quien calificó a Mario como un niño torero prodigio por esa enorme intuición taurina.
Egresado de Tauromagia Mexicana, debutó como novillero en la Monumental Plaza México, el 3 de septiembre de 2006, con el astado “Campeón” de la ganadería de La Joya, causando una enorme impresión entre la afición capitalina.
Junto con sus amigos y compañeros, Arturo Saldívar y Octavio García “El Payo”, viajó a España, debutando en la Plaza Monumental “Las Ventas” de Madrid, el 6 de abril del 2008, con el novillo “Fuentevasca” de la dehesa de La Martelilla, alternando esa tarde con Agustín de Espartinas y Eliseo Gallardo, cortando luego incluso una oreja en “Las Ventas”, donde también dejó constancia y gran impresión, ganándose el cariño y reconocimiento de la afición madrileña, como de toda España, al tener una carrera exitosa como novillero con caballos, actuando en la principales plazas de la Madre Patria.
Tomó la alternativa el 1 de noviembre de 2009 en la Plaza Monumental de Aguascalientes, siendo su padrino el matador francés y figura Sebastián Castella y testigo Joselito Adame, lidiando el toro de la ceremonia “Cafetero” de la ganadería de Bernaldo de Quirós.
Confirmó su alternativa en la Monumental Plaza México, el 31 de enero de 2010, llevando como padrino al madrileño y también figura Julián López “El Juli” y testigo a su paisano, el diestro acalitano Arturo Macías, el toro llevó como nombre “Tamarindo”, también de la dehesa de Bernaldo de Quirós.
Mario Aguilar en ocho años y siete meses como matador de toros, participó en 81 corridas, cortando 73 orejas, dos rabos y un indulto.
Sin duda Mario Aguilar fue uno de los toreros de la última década que mejor toreaba con capa y muleta, poseedor de una profundidad, hondura, sentimiento y enorme clase, quien lograba faenas para paladares finos, exigentes y exquisitos.
Mario Aguilar está siendo velando en la Funeraria Hernández de esta ciudad capital, por definir al momento de escribir esta nota el horario y lugar de la Misa de Cuerpo Presente.
Desde este espacio, todos los que formamos parte de este gran diario, enviamos nuestras más sinceras condolencias a su mamá, como a su querido hermano, el novillero sin caballos Miguel; a su novia Mariana, como a todos sus amigos cercanos y familiares.
¡Descansa torero fino! Dios te de eterno descanso, seguramente en su gloria celestial encontrarás la paz. Mucho te extrañaremos Mario, gran torero y amigo.