Murió el sujeto que fue dejado el pasado martes en un hospital privado ubicado en el norte citadino tras ser herido por proyectil de arma de fuego. La víctima respondía al nombre de Miguel Ángel y tenía 31 años de edad.
Los hechos se registraron cuando los números de emergencia fueron informados de que en la entrada del nosocomio ubicado sobre primer anillo y avenida Universidad, unos sujetos a bordo de una camioneta, habían abandonado al lesionado, quien presentaba heridas de arma de fuego.
A pesar de que se hicieron todos los esfuerzos médicos posibles, finalmente el individuo dejó de existir, sin que por el momento sus agresores hayan podido ser ubicados.