Por FRANCISCO VARGAS M.

A pocos días de concluir este año 2017, nuevamente la fiesta de los toros se encuentra de luto por el lamentable fallecimiento del matador de toros en el retiro Juan Silveti Reynoso; quien dejó de existir el pasado domingo a la edad de 89 años, en su rancho ubicado en Salamanca, Guanajuato; debido a complicaciones de enfisema pulmonar, enfermedad que lo aquejó desde hace tiempo, misma que lo obligaba estar conectado al oxígeno.
Juan Silveti Reynoso, miembro de la gran “Dinastía Silveti”, que iniciara su señor padre don Juan Silveti Mañón, torero de corte clásico y de carácter amable y agradable, padre de los matadores de toros David Silveti (q.e.p.d) y Alejandro Silveti, y abuelo del diestro Diego Silveiti; nació en la Ciudad de México el 5 de octubre de 1928.
Debutó formalmente vestido de luces el 10 de diciembre de 1944 en la Plaza “San Marcos” de Aguascalientes, a la edad de 16 años, en la parte cómica del festejo taurino de Mario Moreno “Cantínflas”.
A principios de 1948 dejó sus estudios de arquitectura para dedicarse de lleno a ser torero. Después de una intensa preparación, se presentó como novillero en la Monumental Plaza México el 3 de julio de 1949, con el astado llamado “Caminero” de Piedras Negras. Alternó esa tarde con Curro Ortega y Rafael García. Al segundo novillo de su lote de nombre “Saltillero”, le cortó una oreja.
Tomó la alternativa el 15 de enero de 1950 en la Plaza México, de manos de Fermín Rivera atestiguando el diestro portugués Manolo Dos Santos. El toro de la ceremonia se llamó “Colegial” de la ganadería de La Laguna.
En 1951 viajó a España para torear 18 corridas. Confirmó su alternativa en “Las Ventas” de Madrid el 17 de junio de 1951, llevando como padrino a Antonio Bienvenida y testigo, otra vez al lusitano portugués Manolo Dos Santos; el toro fue “Pavito” de la ganadería de Sánchez Cobaleda; al cual le cortó una oreja.
En1952, regresó a España para sumar otras 20 corridas, logrando salir en hombros por la Puerta Grande de la Las Ventas de Madrid, el 25 de mayo, tras cortar cuatro orejas a toros de la dehesa de Pablo Romero.
En 1953, pisó por vez primera la Plaza de Pamplona el 18 de julio en Corrida de la Prensa, festejo en que se despidió el navarro Julián Marín, quien cortó dos orejas, mientras Juan Silveti se llevó cuatro apéndices. En 1954, por última vez en España, alcanzó a torear 19 corridas, destacando su triunfo en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, el 17 de junio en la Corrida de la Prensa, en el Jueves de Corpus, estoqueó toros de Salvador Guardiola y alternó con Cayetano Ordóñez “Niño de la Palma II”, Jesús Córdoba, cortando Silveti dos orejas esa tarde.
El 1 de septiembre de 1957 inauguró el coso Monumental de Ciudad Juárez, Chihuahua, con capacidad para 16 mil espectadores, junto con Rafael Rodríguez y Humberto Moro; con toros de Tequisquiapan; a partir de 1968 dejó de torear.
Don Juan Silveti Reynoso fue velado en su rancho de Salamanca, y ayer lunes a las 16:00 horas se llevó a cabo una Misa de Cuerpo Presente, en la Parroquia de San Agustín. Posteriormente fue cremado y sus cenizas serán depositadas en la Ciudad de México, en un nicho familiar.
Todos los que formamos parte de este diario expresamos nuestras más sinceras condolencias a su señora esposa doña Doreen Barry, a su hijo Alejandro y nieto Diego. Descanse en paz don Juan Silveti, al cual siempre lo recordaremos por su gran clase como torero; y sobre todo su calidad de extraordinario ser humano. ([email protected])

¡Participa con tu opinión!