Desde la séptima década del siglo pasado se recomendaba diversificar la inversión local y foránea para no depender de un solo modelo y entonces como ahora se plantea abrirse a la fabricación de toda clase de productos, sin que se llegue a cumplir ese propósito.

En aquel tiempo las maquiladoras de origen nacional y extranjero estaban en su apogeo y daban trabajo a millares de hombres y mujeres, lo que en este sentido rivalizaba con los talleres ferrocarrileros que era la principal fuente laboral que tenía la ciudad de Aguascalientes. Todo iba viento en popa, pero en los años 80 se dio el cierre de un número importante de esas fábricas por lo que se vivió una etapa de desempleo masivo, de ahí que se volvió a mencionar la urgencia de atraer distintos tipos de capitales y al mismo tiempo que se motivara a los empresarios locales para que crearan su propia marca.

El arribo de Nissan en 1992 vino a oxigenar la vida laboral y gracias a su presencia se resintió menos la desaparición de los talleres ferroviarios, en 1999, sin embargo la lección del 70 se olvidó y con mayor razón porque en torno a la armadora de automóviles crecía el número de empleos gracias a las firmas proveedoras de autopartes. Con la inauguración de la segunda ensambladora japonesa, el 13 de noviembre de 2013,  crecieron las oportunidades de trabajo y mejoraron las condiciones económicas de un amplio segmento de la población, ya que entre las dos plantas y sus alimentadoras actualmente dan empleo a más de 31 mil personas.

El asunto radica en que volvió a caerse en el placibilidad, ya que si hay un ingreso seguro para qué pensar en otras cosas, por lo que parte de la vida económica y laboral gira en torno a Nissan, sin embargo hay preocupación en este sector por el bajísimo crecimiento económico del país y la desaceleración de la economía, lo que ha traído como consecuencia que se reduzca la venta de vehículos.

La voz de alerta la dio el líder sindical Rogelio Padilla de León, al considerar que de haber una recesión internacional habría un efecto dominó que golpee a todos los sectores productivos y con mayor fuerza a las economías emergentes, como es el caso de México.

Por regla general las grandes compañías no aceptan que existan problemas en sus finanzas, pero el hecho de que en el ramo automotriz se lleven a cabo paros técnicos, disfrazados de vacaciones adelantadas, es que hay una producción mayor al número de ventas, obligándose a suspender actividades para equilibrar las existencias.

“El empleo en este momento está sólido y no tenemos riesgo de perder alguna plaza, a pesar de la contracción que se viene dando en la economía”, sostuvo el secretario general del Sindicato de la Industria Automotriz y Metalmecánica, incluso dijo que hay firmas que aumentan la plantilla.

Lo importante es que sociedad y autoridades no se duerman en sus laureles y – que ahora sí – promuevan la creación de empresas de diferente índole, de manera que deje la dependencia de una sola inversión, teniéndose presente lo registrado hace casi 40 años con el cierre de las maquiladoras.

Ante el mínimo crecimiento se debe trasmutar la inquietud en un abanico de oportunidades. Hay que poner en práctica las experiencias de las misiones comerciales que en los últimos dos años ha encabezado el gobernador Martín Orozco por Europa y Asia, ofreciendo a los empresarios de esas regiones las opciones que se disponen para que se asienten en esta entidad, con lo que se tendrá múltiples posibilidades de inversión para bien de todos.

MANÍA DE TRASTOCAR

En su época de dirigente de los profesores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, el doctor Eduardo de la Cerda González cuestionaba que cada seis años se inventara el país, eliminándose los avances y haciendo innegables los proyectos en marcha, sólo porque eran producto de lo que habían hecho los antecesores, cuando lo lógico era darle seguimiento y no echar al cesto de la basura millones de pesos por el prurito de crear un sello propio.

Creer o suponer que a partir de que se llega a un cargo empieza la historia es una actitud egocéntrica y que hoy se vive en un área tan importante como es el Seguro Social, lugar en que se le ocurrió al director general Zoé Robledo Aburto que los delegados estatales – ahora representantes – salgan de un concurso de oposición y sean médicos o enfermeras quieres ocupen esos espacios.

En lugar de analizar el trabajo que desempeña cada uno de los 35 delegados en el país, se fue por lo más fácil, a imagen y semejanza de su patrocinador, al citar que el reemplazo se hace porque “los nombramientos respondían a procesos políticos, e incluso llegó a haber (una) suerte de reparto entre los que ganaban una elección. Antes se sacrificaban personas con conocimientos, experiencia y sobre todo, con la posibilidad de encabezar esfuerzos, y se imponía una lógica política de compadrazgo, ahora será mediante un concurso de oposición al interior del Seguro Social”.

Con esto aplica a todos el mismo rasero, sin tomar en cuenta a los que han tenido un papel destacado, que es el caso de Aguascalientes, donde el contador Diego Martínez Parra es ejemplo de lo que es ser un servidor público institucional, dedicado 100% a su trabajo. Es el único que ha estado en administraciones nacionales y locales de partidos distintos y con el mismo grado de eficiencia.

A finales de enero del presente año el entonces director general del IMSS, Germán Martínez Cázares, lo ratificó como delegado estatal, lo que fue motivo de beneplácito del empresariado en general y de la representación obrera, ya que fue de los principales impulsores para que se creara el Hospital General de Zona Número Tres (HGZ-3) y varias unidades médicas familiares, además de que junto con la Sección XXI del SNTSS, ha fijado las bases para promover la construcción del HGZ-4.

Está claro que nadie es indispensable y quien lo sustituya podrá hacer igual o mejor esa función, pero qué caso tiene eliminar a quien se ha distinguido como un buen funcionario, sólo porque ha servido en administraciones pasadas, sin considerar los resultados que hoy están a la vista.

Lo único que queda es esperar que entre los ocho actuales delegados que según Robledo se ajustan a los requisitos para participar en la convocatoria esté Diego Martínez, que de ser así tendría que participar en el concurso y bajo el supuesto que fuera de los elegidos se iría a la entidad que le asignen, por lo que de cualquier manera dejará de estar aquí.

INDULTO INMEMORIAL

El indulto, que hoy se considera como algo novedoso, ha estado presente en diferentes épocas, convenga recordar la petición que hizo Víctor Hugo al presidente Benito Juárez para que perdonara la vida a Maximiliano, lo que no consiguió, y a nivel local se ha dado en varias administraciones estatales con el perdón a presos por delitos menores, que salían libres en fechas especiales, como 16 de septiembre, 20 de noviembre, 24 de diciembre y 10 de mayo, costumbre que se perdió hace varios sexenios, de manera que la tan llevada y traída Ley de Amnistía es una copia de aquello que se ha vivido como parte de las acciones oficiales para favorecer a las personas que delinquieron o que su proceso no se ajustó a la ley y debía ser revisado, lo que valga aprovechar para reiterar que ojalá el titular del Poder Ejecutivo en la entidad retome ese ejercicio, que en mucho ayudaría a que los internos en los Ceresos (hombres y mujeres) tengan la posibilidad de adelantar su salida.