José de Jesús López de Lara

Una fuga de gas LP en una vivienda de la colonia José López Portillo, que además era utilizada como fábrica de churros, provocó una explosión que dejó seis heridos y cuantiosos daños materiales.
Los hechos se registraron aproximadamente a las 10:30 de la mañana, en la calle Antonio Hernández Gallegos.
Las personas lesionadas fueron identificadas como Diana Paola, de 27 años; Anthony William, de 9 años; Alfredo Gael, de 6 años; Saíd, de 3 años; Alejandra Corett, de 24 años y Juan Alfredo, de 24 años.
Lo anterior provocó la movilización de policías estatales y policías preventivos del Destacamento “Insurgentes”, además de ambulancias de Cruz Roja e ISSEA, Bomberos Municipales de Aguascalientes y personal de la Coordinación Municipal de Protección Civil.
Una fuga de un tanque de gas LP, provocó la fuerte explosión que destrozó por completo la vivienda.
Al lugar del siniestro arribaron los policías estatales Marco Antonio y Cristian David, quienes ayudaron a rescatar a varias personas que se encontraban heridas y atrapadas entre los escombros.
Debido a que en la vivienda había más tanques de gas LP y ante el peligro de otra explosión, los policías estatales desalojaron a los habitantes de otros domicilios, además de que a los heridos los subieron a las patrullas para retirarlos de la zona de peligro.
Cuando llegaron los policías preventivos, se informó que una mujer y su hijo de 3 años aún estaban atrapados en el interior. De inmediato el oficial Ernesto Gonzalo ingresó a la finca y rescató al niño Said y a su mamá.
Los heridos fueron atendidos por paramédicos encabezados por el doctor Eduardo Álvarez Bravo.
En la ambulancia ECO-343 del ISSEA se hizo el traslado de Diana, Alejandra Corett y de William, quienes ingresaron al Hospital Hidalgo. Mientras que en la ambulancia AGS-011 de la Cruz Roja se hizo el traslado del niño Said, de Alfredo y de Juan Alfredo al Hospital Tercer Milenio, donde quedaron internados.
Otra mujer y un bebé de 9 meses, resultaron ilesos.
El más grave fue el niño William, ya que presentaba quemaduras de primero y segundo grado en el 35% de la superficie corporal.
Bomberos Municipales de Aguascalientes y personal de la Coordinación Municipal de Protección Civil, determinaron que la vivienda tenía que ser demolida, ya que sufrió daños estructurales que impiden que sea habitada.
Cabe destacar que por la onda explosiva, fue derribada la barda de la habitación donde se encontraban los niños, además de que tiró un cancel que se encontraba en la parte frontal de la casa y también dañó dos automóviles que estaban en la cochera, arrojando piedras y vidrios hacia la calle.
Precisamente, los restos de piedras impactaron a Alejandra Corett que en esos momentos pasaba por el lugar.