Varios de los peatones que pasan frente al número 1880 de Vasco de Quiroga, en Santa Fe, se detienen para mirar al interior del local.
Algunos sacan su smartphone para tomar una foto, mientras que otros discuten si los vehículos que ahí se exhiben son Porsche o Ferrari.
El local alberga a Iconic Broker, una tienda especializada en la venta de lujosos autos seminuevos, tanto exóticos como de colección, y que en sus poco más de mil metros cuadrados reúne 16 vehículos cuyo valor asciende a 3 millones y medio de dólares.
Entre sillones tapizados de piel, grandes libreros de madera y afiches de carreras históricas, la agencia busca ofrecer un espacio para que coleccionistas tengan un primer acercamiento a sus futuras adquisiciones.
“Lo importante es tener un producto en excelente estado, es prácticamente comprar un coche nuevo con un precio más bajo”, explicó Manuel Sainz, director de ventas.
“Cada vez hay más coleccionistas en México, cada vez hay más gente que le da valor agregado a las ediciones especiales, autos que no hubiéramos imaginado vender, ahora son una realidad”.
Algunos de los vehículos de Iconic han permanecido guardados durante años o fueron utilizados sólo un par de veces antes de ser vendidos.
Por ejemplo, un Morgan Aero 8 que, con su frente alargado, chasis de aluminio ensamblado a mano y un motor V8, no ha recorrido ni 400 kilómetros.
A unos pasos, un estruendoso Lamborghini Aventador SuperVeloce Coupé, capaz de pasar de 0 a 100 kilómetros por hora en 2.8 segundos y pintado en azul fluorescente, apenas muestra 800 kilómetros en el odómetro.
Sin embargo, también hay lugar para los autos clásicos y con más kilómetros recorridos, como lo es un Porsche 914 de 1972, cuyo antiguo dueño ya no tenía espacio en el estacionamiento para mantenerlo.
Comprar uno de estos autos tiene otros beneficios, los clientes de Iconic Broker ganan el derecho a participar en track days en el Autódromo Hermanos Rodríguez, asistir a rodadas de vehículos clásicos y tener un trato preferente en la lista de espera para adquirir otros autos de colección.
Si bien es cierto que todos los vehículos que se ponen a la venta en este espacio son exclusivos, el regateo no es para nada mal visto.
“Todo cliente que pueda tener el potencial económico para comprar este tipo de coches no ha hecho el dinero así como así, son gente de negocios y están acostumbrados a negociar”, finalizó Sainz.