El presidente de la AUGTEA, Óscar Romo Delgado, reveló que el 20% de los ocho mil choferes de taxi en Aguascalientes han incurrido en abusos y robos hacia los concesionarios. Tan sólo en el mes de junio se registraron cien casos, razón por la cual llamó al Gobierno del Estado para integrar una lista negra de operadores de vehículos de alquiler y se les impida trabajar en el servicio público.
“El porcentaje de esos trabajadores que en realidad no son choferes, sino abusadores, ha aumentado en los últimos tiempos porque se van con la liquidación diaria, no les ponen gasolina a los autos e incluso algunos se extravían por días, llegando a encontrarlos sin la batería o hasta con el motor cambiado”, denunció.
En entrevista con El Heraldo, Romo Delgado indicó que este problema es el más grave que sufren actualmente los concesionarios de taxi del estado de Aguascalientes, ya que esas personas no favorecen a mejorar el servicio hacia los clientes, sino todo lo contrario, son los que se niegan a levantar a la ciudadanía.
Aseveró que la integración de la lista negra debería ser concentrada por la autoridad de Transporte Público del Gobierno Estatal, a fin de que los concesionarios puedan recurrir a ella cada vez que quieran contratar a un nuevo operador de taxi y de esta manera asegurarse que no es personal indeseado e irresponsable.
Este programa es algo urgente por trabajar con el Gobierno del Estado para aplicar un control e identificar perfectamente a los choferes en el sentido de su actuación y comportamiento, ya no basta tenerlos registrados con sus datos personales, porque quien actúa fuera de la ley no debe contar con gafetes públicos de prestación de servicios.
“Se han detectado a choferes que trabajan con tres concesionarios distintos y a todos les roban baterías, motores, cambian los asientos de los automóviles, por lo que urge desarrollar un mecanismo para identificar con oportunidad a esas personas y sean enterados los concesionarios para que los retiren del servicio público”.
Finalmente, el dirigente de las Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado de Aguascalientes sostuvo que esas personas son unos oportunistas, en ningún momento se les puede denominar como choferes, porque sólo causan inquietud y preocupación hacia el concesionario por las afectaciones que provocan a los patrones, y la inquietud se multiplica cuando se trata de los usuarios.