Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Con amenazas de huelga a las empresas con las que tenía contratos, el líder minero Napoleón Gómez Urrutia, ahora senador por Morena, extorsionó a cada una con 20 millones de dólares, afirmó Juan Luis Zúñiga, quien era primer vocal del Consejo de Vigilancia de ese gremio.
Zúñiga fue uno de los principales colaboradores de Gómez Urrutia en el sexenio de Felipe Calderón y, en entrevista, narró a Grupo REFORMA cómo le llevó dinero en efectivo a Canadá.
“Fuimos varios los que la hicimos de ‘mulas’ para llevar dinero a Napoleón a Vancouver”, explicó.
“Yo, por ejemplo, fui tres o cuatro veces, cada salida era con 9 mil 900 dólares, porque no se podía llevar más, nos íbamos cuatro o cinco, con hasta 50 mil dólares de acarreo de dinero para Napoleón”.
De 2006 a 2008 la PGR solicitó a jueces órdenes de aprehensión contra Gómez Urrutia por un delito financiero grave que consiste en disponer ilegalmente de los 55 millones de dólares de un fideicomiso de los trabajadores del sindicato minero.
Tras esta acusación Gómez Urrutia huyó primero a Estados Unidos y luego a Canadá.
Según el relato de Zúñiga, los dirigentes del sindicato organizaban cierres de minas, bloqueos de carreteras y hasta enfrentamientos para forzar a las compañías a entregar el efectivo.
“Nos tocó chantajear a las empresas para que apoyaran la causa con 20 millones de dólares por empresa.
“También nos tocó juntar la lana para los abogados; se les daban 3 o 4 millones de dólares.
“¿De dónde salían?, pues de chantajes en Cananea, Taxco y Sombrerete. A mí me tocó en Cananea, pedimos pendejadas en el contrato colectivo con la amenaza de que, si no cumplían, nos íbamos a huelga”.