Juan Manuel Frausto Aguayo
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- Con la difusión de un interrogatorio extraoficial de uno de los detenidos por el ataque a Luis Carlos Nájera y el cambio de versiones sobre la muerte de uno de los sospechosos bajo su resguardo, la Fiscalía exhibe fallas.
Se trata de posibles omisiones que podrían jugar en contra de la institución estatal, si esta no aclara ambas circunstancias y actúa con transparencia, acusó Anuar García Gutiérrez, presidente de SOS México, capítulo Jalisco.
“Al haberse expuesto, haber sido interrogado, sin abogados, sin lectura de derechos, ya sabemos todos que existe una contaminación, operaría la resolución que le favoreció en su momento a Florence Cassez.
“(La muerte del detenido) es un tema delicado, solamente señalan que falleció mediante un infarto, deja la duda, tendría que dar todos los datos, de como aconteció y abrir el expediente clínico”, expuso García.
Por otro lado, a pesar de que la Zona Metropolitana de Guadalajara tiene un problema recurrente de narcobloqueos desde 2011, junto con Reynosa, Matamoros y en su tiempo, Monterrey, no existe un protocolo para que las autoridades atiendan este tipo de emergencias, lamentó el investigador de la Universidad Autónoma de Coahuila, Víctor Manuel Sánchez Valdez.
“Si ya (en los narcobloqueos del 2015) un grupo criminal te demostró que ante un ataque o ante un operativo que sale mal, puede desestabilizar en minutos tu zona metropolitana, es una irresponsabilidad, si ya te sucedió una vez, no estar preparado para un escenario de este tipo, de nuevo.
“Ese es el problema, que cada una de las corporaciones tiene su propia lógica, su propia cadena de mando y entonces cuando se da el narcobloqueo, (hay) diferentes tomadores de decisiones”, expuso el académico.

¡Participa con tu opinión!