Fidel Orantes
Agencia Reforma

CDMX.- Decenas de competencias en las que demostraron su capacidad y valía llevaron a Ernesto Cázares y Macky González a la final del Exatlón.
Y aunque uno de ellos será coronado como triunfador de la emisión, el verdadero ganador fue el público que siguió durante 21 semanas el reality, el cual despertó su interés por el deporte.
“Generamos una empatía con el televidente porque es un programa deportivo, no fue uno de chismes o amarillista, que les enseña a los niños como a los adultos a divertirse viendo un reality de este tipo.
“Ver competencias, cómo se disfruta una victoria en equipo, cómo los atletas se vuelven héroes, y un ejemplo para que todos quieran hacer deporte… Con eso me quedo yo: con que la familia lo adoptó como algo bueno”, aseguró el productor David Limón en entrevista telefónica.
En el cierre del show, que se transmitirá en vivo hoy por Azteca 7, a partir de las 19:30 horas, y desde República Dominicana, se elegirá con la votación del público al ganador absoluto del programa.
La producción decidió no poner a competir a Cázares y a González, pues consideró que tanto un hombre como una mujer (quienes ganaron las semifinales) debían ser reconocidos.
“Para nosotros la equidad de género es muy importante y más en un formato que duró tanto tiempo. Hubo mujeres y hombres que estuvieron en batalla y tenemos que felicitarlos a ambos”, agregó Limón.
Los atletas que participaron, entre los que estuvieron Rommel Pacheco, Daniel Corral y Arely Muciño, se volvieron fuente de inspiración para el público y para el mismo presentador del show, Antonio Rosique.
“A nivel humano me ha dejado una de las huella más grandes que he tenido como profesional. Me dio la oportunidad de descubrir nuevos potenciales en mí y de conectar con otro tipo de habilidades.
“Me di cuenta que mi labor era más profunda y que también incluía mandar el mensaje correcto a toda la gente que nos estaba viendo”, dijo el también comentarista.

¡Participa con tu opinión!