CDMX.- Ricardo Montaner se siente como un hombre moderno, un artista que se amolda a los tiempos y a lo que sucede en la industria musical, y un cantante cuyo sonido evoluciona.
Lo mismo sabe controlar con su teléfono inteligente el aire acondicionado de su casa, que reconocer y aprovechar la inmediatez de una plataforma digital y hasta arriesgarse con géneros musicales que van más allá de la balada romántica.
«¿Por qué me voy a negar a eso, a quedarme agarrado al pasado, a ‘La Cima del Cielo’, ‘Tan Enamorado’, ‘Déjame Llorar’ o ‘Será’? ¿Por qué quedarse disfrutando de la nostalgia de los laureles que conseguí en esa época? No, tengo que seguir produciendo cosas, evolucionando, y me tengo que escuchar actual.
«Con todo lo que invierte mi compañía de discos en mi trabajo, no puedo venir igual. Debo tener un ‘jacket’ que se use, no puedo venir con el de hace 15 años, cuando te presenté qué sé yo cuál disco», compartió Montaner ayer, en conferencia de prensa.
Las ganas de que su música progrese y trascienda las plasmó en el álbum 24 de su carrera, Montaner, en el que mezcla las baladas que ha hecho durante toda su vida con canciones de amor de sonoridades más actuales, algunas que trastocan lo urbano.
«Escucho tango y puedo escuchar a Pedro Infante, a J Balvin, a (mis hijos) Mau y Ricky con el mismo gusto que escucho a Montaner, a Franco (de Vita), a Serrat. Tengo la suficiente apertura para escuchar todo y no negarme a nada.
«¿Dónde me siento mejor? La música tiene que ver con el humor, con el estado anímico, con lo que estás atravesando», agregó.
No obstante, asegura que su intención no es integrarse a lo urbano; su línea es y seguirá siendo el pop.
«Que haya nuevos exponentes, que salen y emergen con nuevas tonalidades, atmósferas y cosas, me parece maravilloso porque es un evolucionar del mismo pop».
El cantautor, de 61 años, coescribió los 10 temas de Montaner. En tres de ellos colaboró con el puertorriqueño Marco Masís «Tainy»; en ocho, con el colombiano Camilo Echeverry, y en cuatro, con Mau y Ricky, con quienes grabó «Una Canción para el Despecho».
«Nos fuimos a nuestra casa de descanso, estuvimos ahí una semana, de campamento, y parimos todo eso. Así, mientras paríamos las canciones, íbamos componiendo y al mismo tiempo íbamos produciendo.
«El estudio de grabación hoy en día viaja contigo, va contigo a todos lados: llevas la compu, el tecladito. Es diferente, tienes que amoldarte a los tiempos a lo que está sucediendo. Hoy una noticia tiene la inmediatez que te da subirla a una plataforma; la música, igual».
De Montaner ya han sonado los sencillos «No Me Hagas Daño» y «¿Qué Vas a Hacer?», y el siguiente será «Vasito de Agua», a dúo con la estrella urbana Farruko.
(Fidel Orantes/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
«La balada tradicional está en suspenso, como aguantada, esperando el momento nuevo de entrar. Y creo que es precisamente así: si tú no modernizas tu vida, a los tiempos que corren, vas a estar fuera de lo que está sucediendo».
Ricardo Montaner, cantante.