Evitan otra extorsión telefónica

Pasado el mediodía del viernes, una joven identificada como Denisse Arantxa, de 21 años, fue víctima de una extorsión telefónica, pero esta se vio frustrada por la oportuna reacción de su hermana y la pronta respuesta de policías estatales.
Los hechos se dieron cuando Denisse recibió una llamada de un número local, en la cual un sujeto le expuso que ella había interpuesto una denuncia el día anterior.
La joven negó el hecho, pero el sujeto insistió y le dijo que marcara un número y un código en su teléfono para que le llegara la información de la carpeta de investigación.
Esto era una vil jugarreta para bloquear el teléfono de Denisse.
Posteriormente, el sujeto le indicó que saliera de su domicilio y se dirigiera a un centro comercial al sur de la ciudad, ya que de no hacerlo, asesinarían a su padre.
La joven se dirigió al lugar, no sin antes tomar a su bebé de ocho meses. Para su buena fortuna, le indicó a su hermana Joali que tenía que dirigirse al centro comercial en cuestión, ya que algo muy grave ocurriría de no hacerlo. Joali sospechó algo y decidió llamar al 911.
Dicha llamada generó la reacción de las autoridades, quienes se movilizaron al centro comercial, donde aseguraron a Denisse y le explicaron que había sido objeto de una extorsión telefónica. Después de esto, solicitaron el teléfono de sus familiares para corroborar que todos estuvieron a salvo. Denisse regresó a su domicilio, agradeciendo a las autoridades su pronta respuesta y apoyo.

¡Participa con tu opinión!