CDMX.- Lo que pudo haber sido un momento incómodo para Dakota Johnson, fue evitado gracias a la ayuda del director Luca Guadagnino.
La protagonista de “Cincuenta Sombras de Grey” casi enseña de más durante la promoción de su nueva cinta, Suspiria, en la 75 edición del Festival de Venecia.
El momento, que por la forma en que ocurrió se tornó divertido, sucedió cuando Guadagnino, quien dirige el filme, cubrió el pecho izquierdo de la actriz con una mano debido a que su escotado vestido sin mangas le jugó una mala pasada ante los fotógrafos.
El hecho fue tomado con humor en las redes sociales, a diferencia de lo sucedido con Ariana Grande durante el reciente funeral de Aretha Franklin, cuando el Obispo Charles H. Ellis III incluso debió ofrecerle disculpas a la artista por la forma en que la tocó en el escenario. (Staff/Agencia Reforma)