Guadalupe Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 26-Nov-2019 .-El Gobierno de Claudia Sheinbaum, en conjunto con el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, evalúan los daños a los monumentos, tras la marcha de ayer.

Desde esta mañana, comenzaron especialistas del Cencropam y la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble.

Aunque las esculturas, bases y monumentos ya fueron limpiados en su mayoría, aún presentan afectaciones por la pintura y golpes que recibieron durante el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Desde estatuas, hasta monumentos a Cuitláhuac; a Cuauhtémoc y el Hemiciclo a Juárez resultaron pintados.

«El Palacio de Bellas Artes no registró daño alguno en sus instalaciones y que de inmediato se retiraron las pintas en bardas perimetrales del recinto», informaron autoridades.

El Gobierno capitalino no ha precisado el costo de los daños tanto en monumentos y estatuas, como en los vidrios de parabuses, cortinas y puestos.

Tras la manifestación y actos vándalicos, 400 personas 40 vehículos, cinco bombas hidrolavadoras y dos barredoras mecánicas limpiaron.

See realizó el retiro de grafiti en 7 mil 390 metros cuadrados de los basamentos, monumentos, parabuses, muros y mobiliario urbano de la ruta de la marcha.

Y se retiraron pintas en 250 metros cuadrados de la Glorieta de Insurgentes.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) hubo unos 3 mil 150 asistentes, en su mayoría mujeres.

Mientras que se dispuso a 2 mil 516 mujeres policías y 2 mil servidoras públicas con playeras blancas estampadas en morado con las frases «cinturón de paz» y «Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer».

En la primera ocasión que apareció el cinturón de paz, el Gobierno de Sheinbaum pagó 960 mil pesos por 20 mil playeras, que fueron distintas a las de esta ocasión.