En virtud de que llegó una mujer vomitando a Urgencias del Hospital Hidalgo, que al parecer quiso suicidarse con raticida, se desalojó el lugar de acuerdo al protocolo, para limpiarse y evitar que la sustancia tóxica afectara a terceras personas. Los pacientes fueron trasladados al Hospital Tercer Milenio, donde se atenderán todas las urgencias que lleguen al Hidalgo. Se estima que a las nueve de la noche todo volverá a la normalidad, una vez que el área haya sido desinfectada.