Estuvo a punto de morir

CDMX.- Por siete horas, Alexis Ayala estuvo en un proceso de infarto cardiaco, lograron estabilizarlo y hoy vive para contarlo.
El actor no se dejó vencer y ser un hombre fuerte, física y mentalmente, contribuyeron para que esté estable, aseguró su esposa, Fernanda López.
“Le ayudó mucho su personalidad. Eso le hizo que aguantara tanto tiempo con este infarto tan fuerte y su estilo de vida también fue lo que hizo determinante que no tuviera un paro cardiaco.
“Estuvo muy cerca, pero bendito Dios no fue así”, compartió López en entrevista telefónica.
La pareja se encontraba de descanso en Acapulco el fin de semana, cuando el sábado Ayala comenzó a tener síntomas de infarto: vómito, disminución de presión arterial, sudoración y dolor en pecho y brazo.
La actriz actuó y llevó a su marido, primero a una clínica donde no contaban con el aparato necesario para realizar un electrocardiograma; lo trasladaron a otra institución donde con el estudio supieron que su corazón estaba infartado y finalmente lo llevaron a otro hospital en el que permanece en cuidados intensivos. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)