Estuvo a punto de morir

CDMX.- La sobredosis que sufrió hace un par de semanas la cantante Demi Lovato se debió a la misma droga que en 2016 mató al intérprete Prince.
Según TMZ, la ex chica Disney tomó una dosis de fentanilo, un opiáceo 50 veces más potente que la heroína.
Tras ser hospitalizada varios días para desintoxicarla, Lovato se internó en un centro de rehabilitación, donde tiene visitas limitadas y pasa tiempo reflexionando, de acuerdo con E! Online.
El fentanilo es un opiáceo sintético que provoca una mezcla de analgesia y euforia.
Es entre 25 y 50 veces más fuerte que la heroína y entre 50 y 100 veces más potente que la morfina.
Surgió en los 60 para paliar el dolor de enfermos de cáncer.
China y México son productores. (Staff/Agencia Reforma)