Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras el asesinato de Mara Castilla en Puebla, la empresa Cabify analiza la viabilidad de instalar cámaras de vídeo en autos de los conductores que ofrecen viajes a través de la plataforma.
“Es un tema polémico, pero estamos analizando con siete empresas que se dedican a esto para encontrar una solución, lo que es seguro es que lo analizamos”, dijo Alejandro Sisniega, director general de la compañía en México.
En septiembre pasado, tras el asesinato de la joven Mara Castilla, su servicio fue suspendido en Puebla, aunque ya pudo reiniciarlo tras registrarse nuevamente.
Cabify ha implementado algunos cambios para mejorar en materia de seguridad y ahora estudia esta nueva idea sobre la que se ha planteado que la cámara de seguridad solamente grabe cuando el conductor o el usuario opriman un botón a su alcance en caso de sentirse inseguros durante su trayecto, explicó el directivo.
Sin embargo, reconoció que es una propuesta controversial, ya que la privacidad de los usuarios y conductores puede considerarse algo delicado.
Además, implementar este tipo de dispositivos implicará costos, lo que tendría un impacto en el precio de los viajes, por lo que es necesario hacen un estudio cuidadoso, destacó.
Pese a ello, dijo, Cabify contempla entre tres y cuatro propuestas de la implementación de las cámaras y los centros de monitoreo, entre otras variables necesarias.
Anticipó que aunque hay retos, es probable que la empresa inicie un programa piloto en alguna otra parte del mundo en donde opera o en México para estudiar su funcionalidad.
Resaltó que el plan podría concretarse en un año o menos, aunque también cabe la posibilidad de que no quede más que en una idea.
Al respecto, Sisniega recordó que cuando preveían la instalación de un botón de seguridad estimaban que sería una realidad en tres meses y lo lograron en dos semanas.
Enfatizó en que no sólo analizan la idea de las cámaras, también se ha planteado la posibilidad del uso de reconocimiento de huella digital y facial de usuarios, lo que brindará niveles de confianza y seguridad a los conductores.
Al operador del auto le ayudaría a verificar que el usuario que utiliza el servicio es quien dice ser, pues la plataforma tiene poca información de ellos, contrario a lo que ocurre con la que administra de los choferes.
Aunque es una idea que les interesa implementar, expuso que todavía hay limitaciones tecnológicas, debido a que no todos los teléfonos inteligentes cuentan con detector de huella digital y el reconocimiento facial todavía es incipiente para estos dispositivos.

¡Participa con tu opinión!