Lorena Jiménez / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Luego de tres años y medio de haber realizado El Amor No Puede Esperar, por fin la película protagonizada por Adal Ramones y Mónica Huarte sale a la luz.

El primer lugar será el Festival Internacional de Cine de Tequila (FICTEQ), en Jalisco, cuya proyección será el 5 de febrero.

Los actores principales, junto con el director y guionista, Juan Carlos Carrasco, estarán presentes en la exhibición, a realizarse a las 18:00 horas en el Foro Cuervo.

«Es un proyecto con un reto realmente interesante, pues se hizo en plano secuencia, es decir, la cámara arrancó y no paró de grabar, las escenas se hicieron consecutivas sin descansos ni cortes, pero para ello tuvimos un largo trabajo de ensayos con los diálogos y los movimientos que haríamos, pues no podía haber error», contó Ramones.

La toma de 71 minutos se realizó dentro de un videoclub, con una sola cámara.

«Es una comedia romántica. Yo soy el cliente del videoclub y la dueña del negocio es Mónica; mi personaje llega a rentar una peli y se queda atrapado con la dueña.

«En esa locación transcurre toda la historia con un lindo mensaje que te dice que no pierdas el tiempo y digas hoy cuánto quieres a tus papás, a tus amigos, a tu pareja o hermanos, pues no sabes mañana si tendrás la oportunidad de hacerlo».

La película tuvo un presupuesto de alrededor de 300 mil pesos.

«La historia es muy bonita, es un producto que no tenía que esperar para encontrar un inversionista de Hollywood que invirtiera un millón de pesos».