Uno de los vehículos más emblemáticos de Jeep pasó por cirugía. Ahora llega rejuvenecido y con un nuevo rostro que presumió por Detroit.

La Cherokee ahora cuenta con una parrilla más vertical y una defensa delantera con tomas de aire más grandes. Además, las luces de halógeno se sustituyeron por iluminación LED y se agregó un escape doble para la parte trasera de la camioneta.

Jeep agregó un nuevo motor de 2.0 litros turbocargado de 270 caballos de fuerza y 295 libras-pie de torque. La marca asegura que es un modelo eficiente, aunque todavía tiene que probarse como una buena alternativa para el 4×4.

Cherokee se sigue ofreciendo con el motor de cuatro cilindros de 180 caballos y el V6 Pentastar con 271 caballos. Este último es capaz de generar 239 libras-pie de torque.

La transmisión automática es de nueve velocidades y se agregan nuevas configuraciones 4×4, pues se ofrecerá una versión con AWD sencillo, otra con reductora además de una tercera con diferencial bloqueable. La selección de las diferentes modalidades de manejo son electrónicas.

De acuerdo con la compañía, para México, el motor seguirá siendo el V6 de 3.2 litros Pentastar con 271 caballos de potencia.