El presidente de la Unión Ganadera Regional Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz, prevé que a inicios del ejercicio 2020 se registrará un incremento considerable en los alimentos para el ganado; por ahora todavía se tiene acceso a las cosechas de pasturas generadas este año, pero existe el riesgo latente de vender ganado en el primer semestre.
A causa del clima registrado a lo largo del 2019, los meses de febrero, marzo y abril del siguiente año se convertirán en el periodo más crítico para el sector ganadero, en este momento hay personas que han sembrado avena para tratar de atemperar la situación.
“Aquellos que tienen ganado estabulado cuentan con pozos profundos para dotarles de agua a sus vacas lecheras, pero aquellos que viven en potreros enfrentarán momentos complicados para acceder al agua y a las pasturas, razón por la cual muchos tendrán que vender su ganado, incluso muchos ya lo han hecho”, admitió.
En entrevista con El Heraldo, el dirigente de la UGRA precisó que el consumo de carne ha ido bajando en México, por una diversidad de causas como la economía y la falta de poder adquisitivo. Si bien repuntará en el mes de diciembre por la temporada navideña.
La problemática sucederá en el primer cuatrimestre del 2020 cuando se presente la insuficiencia de agua y pastura en los campos, aunque se espera que vengan las lluvias en la temporada invernal para que se acumule el vital líquido en los bordos y presas.
“No queremos que los productores se tengan que deshacer de sus hatos ganaderos, les ha costado mucho conformarlos, pero si eso sucede representará una merma económica muy grande pues bajará el precio de los mismos y el mercado de consumo se llenará de carne disponible”, concluyó Juan Pablo Franco Díaz.