Hay lugares en la Ciudad que son como pequeñas anclas al pasado. Recordatorios, quizás, de una época más tranquila.
El tiempo parece no haber cambiado estas plazas, que se mantienen en el corazón de los ciudadanos y no dan señales de desaparecer, ya que por años han sido sitios tradicionales para el paseo de gran parte de la sociedad regiomontana.
“Nosotros venimos aquí diario, nos distraemos mucho aquí toda la tarde”, cuenta Martha, quien junto a sus amigos frecuenta la Plaza de la Luz.
“Tengo 30 años viniendo aquí y es mi favorita, porque muchas de las otras son un desierto”, dice y alude a la eterna búsqueda de sombras por parte del regio.
“Esta plaza es la más bonita, la más presentable y elegante, la más todo”, añade Amelia, quien forma parte del grupo que se reúne todos los días a partir del mediodía y hasta las 19:00 horas.
“Venimos a platicar, reírnos y convivir”, dice y sonríe.

PLAZA DE LOS ENAMORADOS
Isaac Garza y Emilio Carranza
Esta plaza es conocida así por ser la preferida de las parejas que acuden a buscar una sombra entre las arboledas y disfrutar de su compañía.

PLAZA DE LA LUZ
Luis Carvajal y de la Cueva esquina con M.M. de Llano
Recientemente rehabilitada, la gente la recorre sobre todo durante las horas de la tarde-noche, ya que cuenta con pocas sombras.

PLAZA ZARAGOZA
(antes conocida como Plaza de Armas)
Entre Zaragoza y Zuazua
Bautizada así en 1864 para rendir honor a Ignacio Zaragoza, forma parte de los sitios más antiguos de la Ciudad.
De acuerdo al historiador Carlos González, la Plaza Zaragoza se lleva el honor de ser la primera plaza de Monterrey.
“Cronológicamente deberíamos considerar que la plaza más antigua de Monterrey es aquella que se marcó en lo que fue la primera demarcación física de la Ciudad”, explica González.
“Esto sería en algún sitio de la Explanada de los Héroes, al norte de los Ojos de Agua de Santa Lucía.
“Este punto fue reubicado en el año de 1612 frente a la actual Catedral y a las Casas Reales (hoy Museo Metropolitano)”.

PLAZA HIDALGO
(antes conocida como Plaza del Mercado)
Zaragoza entre Corregidora y Sor Juana Inés de la Cruz
En el siglo 17, en el hoy Museo Metropolitano de Monterrey aledaño, tenían aquí las reuniones del cabildo regiomontano.
La plaza fungió sobre todo en siglos pasados como el lugar donde se reunía la sociedad para adquirir alimentos.

PARQUE MISSISSIPPI
Río Mississippi esquina con Río Moctezuma, San Pedro
Fundado al mismo tiempo que la Colonia Del Valle, este parque se ha convertido en el favorito de grandes y chicos.
Los abuelitos pueden acudir con sus nietos a disfrutar de los juegos a la sombra de los árboles o simplemente descansar en las bancas y comer un elote con chile y limón.

PLAZA DEL CHORRO
Dr. Coss e Isaac Garza
Nombrada así por la fuente central que la adorna y por ser una de las primeras en contar con este tipo de decoración, esta plaza cuenta con la fidelidad de los regios, quienes acuden para saborear un rico helado o simplemente para platicar con sus amigos de la colonia a la sombra de los árboles.