“Técnicamente, las candidaturas independientes nacieron muertas”, aseveró el abogado Javier González Gutiérrez, al precisar que el requisito de recabar el apoyo ciudadano por miles –inimpugnable a estas alturas–, rebasará la capacidad humana, técnica y de tiempo para los aspirantes sin partido.

Agregó que la norma en ese sentido está puesta a prueba desde hace dos semanas y evidentemente está fallando de inicio, porque “la imposición del Instituto Nacional Electoral es inaplicable en los términos ideales marcados por la autoridad electoral”, y si ya hay descontento social, antes de febrero la presión será mucho mayor.

Y es que, en el caso de los aspirantes a candidatos independientes al Senado de la República por el estado de Aguascalientes, se requiere que obtengan una firma digital de respaldo cada 7 minutos, de manera ininterrumpida hasta el mes de enero y a estas alturas no lo están logrando.

Prueba de ello es el reporte al 2 de noviembre a las 18:00 horas difundido por el propio INE, donde el aspirante Jorge Gómez sumó en dos semanas apenas 379 firmas digitales que significan el 2.1% de lo requerido para lograr su registro y menos de lo que debería haber reunido en dos días de trabajo continuo.

En tanto que Édgar Alan Prado Gómez ha sumado en el mismo periodo, 20 firmas digitales a su favor, que representan menos del 1% de lo exigido para el registro y menos de lo que debería haber reunido en 3 horas de trabajo continuo para su causa.

En ese contexto, González Gutiérrez expuso que una cosa es que sus auxiliares no estén trabajando con toda la fuerza requerida, y otra muy diferente que la norma sea técnica y prácticamente imposible de cumplir.

Localmente, indicó que no se ha visto a alguien recabando firmas para los independientes y si lo hacen, “pues quién sabe dónde sea”.

Finalmente, advirtió que en el caso de los aspirantes a la candidatura independiente presidencial, el cálculo es que requieren más de 300 firmas digitales por hora durante 120 días consecutivos.

Como difícilmente lo lograrán, “¿qué pasará con aquellos liderazgos que no reúnan las más de 866 mil firmas, pero sí cuenten con medio millón de éstas, ya que la cantidad es nada despreciable?, cuestionó.