Ante el acecho de la delincuencia en carreteras de entidades vecinas, los empresarios de la rama textil y de la confección están optando por recurrir a empresas de paquetería para la entrega de pedidos fuera de Aguascalientes.
Al respecto, el director del Centro Empresarial Textil y de la Confección, José de Jesús Martínez Marmolejo, sostuvo que los industriales del ramo ya no saben qué hacer, porque en las carreteras hacia Guadalajara, San Luis Potosí y Zacatecas, el riesgo es similar.
“Cada vez que se traslada un cargamento, independientemente de su volumen, se sabe que se está en peligro de perderlo en un asalto, de tal manera que la opción es, por un lado, negociar con el cliente y pagar en partes iguales el servicio de traslado y seguro, o bien que vengan a recogerlo, previa contratación de seguro, por la inseguridad de salir bien librado”.
La situación está afectando los costos porque se tiene que invertir más, ya que tradicionalmente cuando había pedidos foráneos suficientes para llenar una camioneta propiedad de la empresa, se ofrecía al cliente el servicio de entrega a domicilio y la repercusión no era muy alta.
“Actualmente, recurrir a terceros para la entrega de los cargamentos representa invertir en las tarifas que la paquetería tiene establecidas, además de contratar seguros adicionales a los de la propia empresa para la recuperación de gastos, por lo menos, en caso de un atraco en carreteras”.
Martínez Marmolejo reconoció que el territorio estatal se ha mantenido libre de ese tipo de delincuencia, no obstante, apenas se cruzan las fronteras estatales y el riesgo aumenta porque en entidades vecinas no se ha ejercido control en ese tipo de ilícitos.
Refirió que industriales locales suelen tener como clientes fuertes distribuidores en el norte del país, concretamente en estados como Chihuahua, Coahuila y Nuevo León, además de diversos puntos de la región, entonces la inversión en seguridad va al alza.
Localmente, indicó que los distribuidores se están prácticamente “enjaulando” en sus instalaciones, tratando de blindarse de la delincuencia y los asaltantes de negocios que no distinguen giros, tamaños ni ubicaciones.
Algunos más optan por la contratación de personal de seguridad privada, no obstante, ese recurso no es muy eficiente, pues puede quizá inhibir la presencia improvisada de delincuentes de ocasión, pero cuando un asalto ya fue planeado, los vigilantes no dejan de ser humanos y el riesgo en su contra es enorme.
Finalmente, consideró necesario reforzar las medidas de prevención y no permitir que Aguascalientes se convierta en un punto de riesgo creciente como se han vuelto las entidades vecinas.

¡Participa con tu opinión!