Todavía no empiezan las campañas electorales, y ya se advierte hartazgo en la gente, por el derroche de recursos y porque los candidatos en vez de hacer propuestas sensatas, se dedican a la descalificación y a los ataques que generan una neblina que impide a los ciudadanos valorar quién es el mejor candidato.

Tras señalar lo anterior, el empresario Humberto Martínez Guerra advirtió que este hartazgo conlleva el riesgo de poca participación en las urnas, lo que sería muy lamentable y algo que no debe suceder; “ante todo hay que evitar el abstencionismo”.

Consideró que el INE se metió en “camisa de once varas” con las precampañas, campañas intermedias (en las que estamos) y las campañas en forma, que comienzan el próximo día 30.

“Si ahorita los candidatos se están dando con todo, qué se puede esperar de abril a junio”, interrogó el líder social.

Además, censuró acremente el que se hayan contaminado las candidaturas independientes, pues debieron ocuparse por personas sin militancia partidista, no por resentidos con sus partidos porque los hicieron a un lado.

“Para garantizar candidaturas independientes, se debieron establecer diversos requisitos, entre ellos, que en los últimos cinco o seis años no hayan militado en algún partido político”.

Además, el hecho de que se hayan detectado firmas y nombres falsos para el registro de candidaturas independientes, habla de los vicios que se siguen arrastrando.

Opinó que lo más lamentable es la derrama innecesaria de recursos, dinero que hace falta en salud, educación y demás programas sociales; y reiteró que el golpeteo ya rebasó la paciencia de la población, de ahí la necesidad de que los candidatos cambien de estrategia y sean propositivos.

“Si los contendientes son gente de mucha experiencia, que la demuestren con buenas propuestas que convenzan a los electores”, subrayó, pues lo que está en juego es el destino de México, lo cual nos obliga a emitir un voto razonado.

Finalmente, destacó que las fallas del proceso electoral en curso deben tomarse en cuenta y legislarse en la materia, para que no vuelvan a darse.

¡Participa con tu opinión!