Staff
Agencia Reforma

MENDOZA, Argentina.- No llores por mí, Argentina.
México despidió el año con su séptima derrota en los últimos 8 partidos, otra vez 2-0 contra la Albiceleste.
Mientras Mauro Icardi y Paulo Dybala marcaron su primer gol en Selección, el Tricolor aún busca a los sucesores de Rafael Márquez y compañía.
Así, gris y turbulento, culmina el interinato de Ricardo Ferretti (cinco derrotas en seis duelos) y se avecina el proceso del argentino Gerardo Martino.
Suecia, Brasil, Uruguay, Estados Unidos, Chile y Argentina en dos ocasiones fueron los victimarios del Tri. Ayer desde el minuto 1 con 11 segundos comenzó la tragedia con ese gol de Icardi, una jugada que nació de un despeje del portero Gerónimo Rulli y que fructificó gracias a la pésima marca de Julio César Domínguez, Gerardo Arteaga y, sobre todo, de Edson Álvarez.
Además, Álvarez, el defensa al que muchos catalogaron como el sustituto de Rafa Márquez, tuvo burda barrida en media cancha al 87′, tras la cual se le escapó Giovanni Simeone, el cual recorrió una avenida antes de ceder para el letal Dybala.
El segundo tanto desató los “oles” en el Malvinas Argentinas.
Al Tricolor no le bastó con mejorar en el complemento, en el que coqueteó con el empate luego de un cabezazo de Jesús Gallardo, un tiro raso de Víctor Guzmán o un remate de Ángel Zaldívar por arriba del marco ya cuando se había techado el tercer portero del Tottenham, Paulo Gazzaniga.
De acuerdo con @2010MisterChip, México no había perdido 7 de 8 partidos desde hace 66 años.
El proyecto de la FMF de dejarle una buena baraja de futbolistas al próximo técnico también es cuestionable. Se probaron a un total de 41 jugadores, sin que alguno fuera sobresaliente; entre los que exhibieron más tablas estuvieron Érick Aguirre y Víctor Guzmán.
Más allá de la lógica falta de cohesión, al Tricolor le faltó músculo, tanto con “europeos” como sin ellos ahora que en la Selección se les libera tras el primer partido en Fecha FIFA y con alguno de ellos (Javier Hernández) metiendo ruido por sus ausencias.
México ni siquiera rasguñó a Argentina. Se comió 4 goles, de los 12 recibidos en este interinato del Tuca, en los que apenas se celebraron 4 anotaciones, 3 de ellas contra Costa Rica.
Le corresponderá al “Tata” Martino encauzar a una Selección que, como dijo Guillermo Ochoa, no tiene rumbo.