Está orgulloso de ser “hijo del Burro”

María del Sol festejó ayer 40 años de carrera en el Lunario

MONTERREY.- Lejos de darle “oso” tener a un papá al que todo mundo llama “Burro”, al regio Mauricio Garza le parece “cool” y hasta lo presume en televisión.
El vecino del municipio de San Pedro, de 26 años, que desde los 18 se fue a radicar a la Ciudad de México en busca de cumplir su sueño de ser actor, es el hijo de Jorge “El Burro” Van Ranking en la serie «40 y 20», que está en su segunda temporada en Blim y ya se transmite la primera en televisión abierta.
“Se siente padrísimo ser el hijo del ‘Burro’, pero haz de cuenta que yo soy el papá, eso es lo más padre aunque en la serie él es mi papá, parece lo contrario porque yo lo ando cuidando, le digo qué hacer y qué no hacer”, comentó Mauricio.
“Él se anda metiendo con mis amigas de universidad de 20 años y yo me meto con sus amigas de 40”.
Presumió que la primera temporada en televisión abierta está funcionando bien y en la que tuvieron invitados como el cantante Manuel Mijares.
En la segunda temporada que está en Blim, la serie tuvo invitados como Esmeralda Pimentel, Raúl Araiza, Mayrín Villanueva y hasta Montserrat Oliver, con quien Mauricio, en su personaje de Fran, tiene sus amoríos, sin importarle que es su psicóloga.
A pesar de su debilidad por las mayores, en la segunda temporada Fran se va a enamorar de una chica de su edad, sin embargo le va a romper el corazón porque resulta que es casada.
“Soy feliz de ser parte de «40 y 20», de ser hijo del ‘Burro’. Me identifico con mi personaje de Fran porque yo también como él me la paso en calzones, a veces”, comentó entre risas el regio.
Ya en plan serio, Mauricio explicó que coincide con Fran en que es un chavo centrado, pero lo que sí aclaró es que no es como él que le gustan las mujeres de 40, porque prefiere las de 30 o menos.
“También me identifico con Fran en que me llevo bien con mis papás, hablo con ellos de cualquier tema sin tapujos”, afirmó.
Respecto a por qué Fran en «40 y 20» prefiere a las maduritas, explicó que porque no son conflictivas.
“Las de 40 no te piden nada, van a lo que van, tienen toda la experiencia del mundo, encima, si te falta lana, te la prestan”, agregó entre risas. (Paula Ruiz/Agencia Reforma)