CDMX.- Contrario a lo que se esperaría de alguien de 76 años, Raphael «ya no es aquel» que fue, pues aún busca reinventarse, escucha todo tipo de música actual, trata de sorprenderse y hasta gusta de algunas propuestas del urbano, como J Balvin.
Gracias al trasplante de hígado que tuvo hace 16 años, el intérprete de «Mi Gran Noche» se siente casi rejuvenecido y vuelve a vivir el vigor de edades que ya tuvo, aunque con la sabiduría de los años.
«Creo que soy un hombre luchador de 35 años, por lo concienzudo podría tener 40, pero en realidad estoy mucho mejor que cuando de verdad tuve 35 o 40. Lo que pasó es que (el trasplante) me ayudó a ser una mejor persona. Cada día que pasa estoy mejor».
«Tengo una canción que se llama ‘Ave Fénix’, de los 70, pero creo que como símbolo de mí es demasiado. Sólo soy un ser humano que ha sabido hacerse maduro, con mucho poderío no en el sentido de poder, sino al asentar la voz como la uso. Ningún esfuerzo me hace daño», reflexiona en entrevista.
A diferencia de cuando inició, el intérprete de «Como Yo Te Amo» destaca que cada concierto lo toma ahora con el mayor compromiso, pero sin nervios.
Pese a la seguridad, el español asume la evolución como su marca personal, pues es lo que motiva su carrera.
«Yo me levanto todos los días con un reto. Siempre trabajo en alguna cosa muy importante y en cuanto lo logro, me voy a la otra. Qué bueno que soy así, el día que no lo sea, esto se acabará», sentencia.
Luego de retomar sus éxitos y versionarlos en una mezcla electrónica y sinfónica, el cantante adelanta que planea sorprender aún más.
«Estoy trabajando una sorpresa que va a ser tremendamente diferente a ReSinphónico. Será un paso atrás muy grande para ir siete para adelante, como la ola cuando se retira y vuelve», explica.
Al ser un músico que sorprende, todavía no ha escuchado nada que le parezca tan refrescante, aunque se mantiene a la expectativa en intérpretes sensación, como Rosalía.