La reserva territorial del Gobierno para el desarrollo de vivienda social, inscrita en el Registro Único de Vivienda del Estado, es apenas suficiente para cubrir las metas de este año, señaló el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), Antonio Rodríguez Mireles.

“En este momento únicamente están terminando la primera parte de la etapa inicial de El Soyatal, donde la oferta es nada más de 208 lotes que prácticamente están vendidos y que ayudan, pero no resuelven la expectativa en el corto ni mediano plazo”, agregó.

En entrevista, indicó que no se vislumbra en lo inmediato la posibilidad de acceder a otras reservas que puedan surtir a las medianas empresas desarrolladoras de vivienda, de los espacios suficientes para desplegar la obra correspondiente.

El asunto “es triste y delicado”, pues se ha generado incertidumbre respecto del cumplimiento de metas para los años venideros, concretamente para ese nivel de vivienda que tiene un nicho de oportunidad del 64.9% de los acreditados de Infonavit y, por lo tanto, es la que más se vende.

En ese contexto, Rodríguez Mireles explicó que el tema de las reservas territoriales contempla dos vertientes, la que es de Gobierno a través del instituto del ramo y la de los desarrolladores.

En el primer caso, reconoció que hay reservas que podrían utilizarse pero que requieren una gran inversión en urbanización, porque se trata de superficies poco funcionales por su lejanía de la mancha urbana y por las condiciones físicas del terreno.

Respecto de las que cuentan los desarrolladores, indicó que no siempre es accesible para los medianos inversionistas, ya que es inaccesible para ellos la adquisición de hectáreas para generar cientos de viviendas, pues su espectro es de construir 50 a 100 casas en lotes ya urbanizados.

“El tema está en el tintero del gremio desarrollador de vivienda, y si bien no ha tenido un avance significativo en lo que va del año, la expectativa es que la oferta se consolide y evitar que el próximo año se encarezca la tierra, pues podría no ser atractivo hacer ese nivel de casas y eso elevaría notoriamente los costos del mercado”, advirtió.