La integración de un Congreso liderado por mujeres genera la expectativa de avanzar en legislación de vanguardia a favor de una vida libre de violencia, que actualmente interpone serios obstáculos para hacer justicia a quienes la padecen.
Así lo señaló la conferencista de la Asociación Iberoamericana para el Desarrollo de la Igualdad de Género, Mabel Haro Peralta, al celebrar la integración mayoritariamente de mujeres en la próxima Legislatura estatal y a la vez esperar que el tema de género sea abordado con mayor sensibilidad.
En ese sentido, indicó que hay vacíos legales que no permiten concretar la procuración de justicia para mujeres violentadas y entre ellos está la falta de acceso a dictámenes de peritos especializados en violencia psicológica, de tal manera que ante denuncias por tal agravio, nada se acredita y por lo tanto no hay consecuencias para los agresores.
Si bien, la violencia psicológica está tipificada, es prácticamente imposible acreditarla porque no se cuenta en el sector público con profesionales especializados en el área y definitivamente la gran mayoría de las agredidas no puede cubrir un peritaje privado.
En conferencia magistral ante padres y madres de familia, Haro Peralta refirió una “Guía para familias con hijas adolescentes que sufren violencia en el noviazgo”, y aseguró que el fenómeno no sólo va en aumento, sino que no hay manera de ponerle freno desde el marco legal.
Lamentó que las cifras sean tan escasas pues los últimos números sobre el tema los dio el INEGI en el año 2007, en tanto que el Instituto de la Juventud llevó a cabo un estudio en 2017 que arrojó como dato que las mujeres jóvenes de 15 a 24 años son en México las más violentadas, sin embargo no detalla la estadística respecto de novios agresores, aunque sí se presupone.
En ese sentido indicó que la violencia no distingue posición socioeconómica ni académica, pues se ha constituido en común denominador de familias modestas y pudientes, donde padres y madres de familia están buscando ayudar a sus hijas víctimas.