Adrián Basilio
Agencia Reforma

CDMX.- El futuro del saltador de altura mexicano Édgar Rivera en el Centro de Alto Rendimiento de la IAAF en Alemania, donde entrena desde hace dos años, es incierto.
Al ser catapultado a la élite de los saltadores gracias a su histórico cuarto lugar en el pasado Mundial de Londres, el sonorense y su entrenador alemán Wolfgang Ritzdorf deberán hablar ahora con autoridades de dicho complejo para saber si podrán seguir concentrados ahí de cara al próximo Mundial, en Doha 2019, y a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.
“A finales de septiembre retorno a México para descansar. La idea es regresar a Alemania, en octubre, para seguir entrenando en el centro.
“Tendríamos que ver qué sucedería con la IAAF, ellos tienen la última palabra para ver qué cambios ocurrirían con nosotros, pero queremos seguir con el proyecto”, reveló Rivera vía telefónica desde Londres.
El sonorense quedó contento con su resultado en la pista británica, pero reconoce que aún le faltan detalles técnicos para subir al podio de una competencia importante y por ello desea seguir en Alemania.
“El cuarto lugar nos sabe muy bien, qué bueno que ahora puedan voltear a México en el salto de altura. Ahora asimilarlo y seguir preparándome para seguir ganando centímetros, a estas alturas se requiere ya mucha precisión, estoy seguro que fueron detalles mínimos por los que no se libró el 2.32 metros”, apuntó.
Por lo pronto, Rivera cierra la temporada el próximo 27 de agosto en una competencia justamente en territorio teutón.

¡Participa con tu opinión!