Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 26-Mar.- Una vez que el ex Gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, se postule como candidato a diputado local por un partido distinto al PRI, su expulsión del tricolor será prácticamente automática.
De acuerdo con el artículo 149 del Código de Justicia Partidaria, un priista renuncia a sus derechos y a su calidad de militante cuando se convierte en abanderado de otro partido.
“Se entiende renunciado a sus derechos quien (…) acepte ser postulado como candidato por otro partido”, se establece en documentos básicos del Partido Revolucionario Institucional (PRI).
Moreira confirmó que será candidato a legislador local por el Partido Joven.
Para garantizar su fuero, será registrado en el lugar número uno de la lista plurinominal.
Aunque esa fuerza política local firmó una alianza con el PRI, el convenio ya no incluye los candidatos a las diputaciones, sino sólo a la Gubernatura y Presidencias Municipales.
Desde el año pasado, el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa, dejó en claro que su partido no lanzaría a Moreira como candidato.
El ex Mandatario local se ha mantenido todo este tiempo en las filas del tricolor a pesar de las acusaciones públicas que pesan en su contra y de las pesquisas realizadas en Estados Unidos contra sus colaboradores.
El PRI no inició ningún recurso interno contra Moreira.
En su momento, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria aclaró que se requería de una queja formal, ya que esa instancia no puede actuar de oficio.
Fuentes de la dirigencia nacional del PRI aseguraron que el alejamiento del ex dirigente nacional tricolor está relacionado con la ruptura con su hermano, el Gobernador Rubén Moreira.
Los priistas refirieron que, además de la inseguridad y el millonario endeudamiento, el factor de quiebre fue el asesinato del hijo del ex Mandatario local.