Menores de edad que no son tratados adecuadamente a su etapa de desarrollo en procesos judiciales no tienen una participación idónea al rendir su testimonio, sino que sufren una victimización secundaria a la causa por la cual llegan a un juzgado, señaló la catedrática Rosario Muñoz Pavón.

Además, la participación no adecuada de un menor no aporta los mismos elementos ni informaciones al juzgador que cuando ésta sí lo es, y ese es el objetivo del Protocolo de Actuación emitido por la Corte para quienes imparten justicia en casos que involucran a menores de edad.

En conferencia magistral en la Casa de la Cultura Jurídica, la abogada explicó que la finalidad de un documento de tal naturaleza es que se brinde una atención especializada a niños y adolescentes como condición para garantizar igualdad en el acceso a sus derechos.

En ese sentido, subrayó que la participación del menor en un proceso judicial no es sólo una obligación de cara a su derecho de ser escuchado, sino también un medio necesario para coadyuvar en la labor del juzgador, al aportar mayores elementos para considerar en la toma de decisiones.

Para ello es indispensable que se tomen en cuenta sus características cognitivas, emocionales y morales, de acuerdo a su edad y proceder sobre cuatro principios que se desprenden de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Estos son: el interés superior del menor, no discriminación, el derecho a opinar en todos los asuntos que le afectan y a que sean debidamente tomadas en considerar sus expresiones, así como el derecho a la vida, supervivencia y desarrollo.

En la exposición destacó además, la relevancia del derecho familiar para la protección de los infantes y adolescentes ante la violencia familiar y de género, fenómenos que suelen ir asociados y donde es necesario aportar para la verdadera restitución de los derechos del niño.

En este contexto, Muñoz Pavón destacó la problemática derivada de la alineación parental en la que incurren padres, madres, abuelos y demás familiares allegados en perjuicio de los menores.

Subrayó finalmente que a nivel nacional las materias en las que más intervienen los menores en procesos judiciales son familiar y penal, y en todos los casos es indispensable la aplicación de los principios establecidos para el trato a sus personas, de acuerdo a su edad, en respeto a sus derechos y también para obtener los mejores resolutivos del caso.

¡Participa con tu opinión!