Gustavo García Olguin 
Agencia Reforma

En el último año del Gobierno de Javier Duarte, el 90 por ciento de los fondos educativos federales otorgados a Veracruz fueron a dar a cuentas bancarias desconocidas y el dinero sigue sin aparecer.
Apenas 143 millones de mil 204 millones de pesos asignados quedaron en las arcas gubernamentales.
El Gobierno federal entregó a su la Administración que encabezaba Duarte en 2016, a través del Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM), mil 204 millones de pesos para infraestructura educativa y asistencia social de la Universidad Veracruzana, el Instituto de Espacios Educativos y el DIF estatal.
No obstante, la Secretaría de Finanzas del Estado sólo aportó a esos organismos 11 millones de pesos, detectó la Auditoria Superior de la Federación (ASF).
Según el organismo 132 millones 204 mil 200 pesos fueron retenidos en la Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado y ahí permanecen.
“Mil 62 millones 654 mil 200 pesos (incluye intereses) se transfirieron a otras cuentas bancarias y, a la fecha de la auditoría no han sido reintegrados en la cuenta del fondo”, dictaminó la ASF.
“Los objetivos y metas del fondo no se cumplieron”, agregó el auditor en su análisis de la cuenta pública 2016.
La ASF dio instrucciones a la contraloría estatal para que revise el informe y eventualmente presente una denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado.

Hallan otros 3 mmdp desviados
La ASF detectó otros 3 mil 200 millones de pesos desviados por Javier Duarte en 2016, el último año de su gestión.
Este desfalco al erario es el doble de los mil 670 millones de pesos por los que el ex Gobernador de Veracruz se encuentra detenido.
De las nueve auditorías practicadas al Gobierno de Veracruz en 2016, y dadas a conocer en la tercera entrega de esa Cuenta Pública, en dos el órgano fiscalizador detectó que la ex Administración priista desvío fondos federales destinados a programas de la SEP, la Semarnat, la Segob, la Sectur, Inmujeres y la SHCP en la entidad.
Los desvíos también debieron ser destinados a programas del DIF estatal, del Instituto de Espacios Educativos y de la Universidad Veracruzana.
De acuerdo con las investigaciones de la PGR, y por lo que Duarte está preso en el Reclusorio Oriente, la Administración duartista desvió una suma aproximada de mil 670 millones de pesos por orquestar una maquinaria de corrupción en la cual el Gobierno estatal contrataba a empresas “factureras” que se prestaban a simular contratos.
Adicionalmente, la Procuraduría detectó que cuatro constructoras legalmente constituidas y con un historial de contratos de obras recibidos en su sexenio, también depositaron mil 170 millones de pesos a empresas fantasma que blanqueaban dinero a Duarte.
Ahora, la ASF detectó que se vio afectado el Gasto Federalizado 2016 en el que la Administración del entonces Mandatario priista recibió 3 mil 968.5 millones de pesos para programas en el Estado de la SEP, la Semarnat, la Segob, la Sectur, Inmujeres y la SHCP.
Sin embargo, la Secretaría de Finanzas de Veracruz entregó menos del 50 por ciento de esos recursos, lo que generó generó un daño a la Hacienda Pública Federal por un importe de 2 mil 45.6 millones de pesos.
En la auditoría 1657-GB-GF la ASF ejemplificó que con la revisión de los estados de cuenta bancarios proporcionados por el Gobierno estatal, de una muestra de 3 millones 421.3 mil pesos, un total de mil 467 millones se transfirieron a los ejecutores de los recursos, o en su caso, se ejercieron directamente por la Secretaría de Finanzas y Planeación; mientras que 2 millones 232 mil 918 pesos se transfirieron a otras cuentas bancarias del Gobierno del Estado.
“En el ejercicio de los recursos el Estado incurrió en inobservancias de la normativa, principalmente del Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2016 y de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que generaron un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un importe de 2,045,665.8 miles de pesos, el cual representa el 51.5 por ciento de los recursos auditados.
En el segundo caso, la autoría 1664-DS-GF de la ASF dictaminó un daño de por un monto de mil 192 millones 768 mil 420 pesos por la falta de entrega de los recursos del Fondo de Aportaciones Múltiples 2016 a las instancias ejecutoras.
Esto porque la gestión duartista sólo entregó al al DIF estatal, al Instituto de Espacios Educativos y la Universidad Veracruzana poco más de 10 millones de pesos, en vez de mil 202 millones.

¡Participa con tu opinión!