En México, la atención al suicidio y las acciones para revertirlo como fenómeno social son esfuerzos aislados de diversas autoridades y organizaciones sociales, señaló Rosario Valdez Santiago.
La directora del Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de la Salud, lamentó que en nuestro país no existe siquiera a nivel federal un órgano rector que coordine esas estrategias y trabajos en torno al tema.
“La intención sería contar no sólo con ello, sino también con financiamientos federales dirigidos a las autoridades de salud mental en cada uno de los estados del país”, agregó al participar en el panel “Retos actuales y política públicas” sobre el suicidio.
En el evento efectuado en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, dijo que es necesaria una ley de salud mental y activar programas estatales que den seguimiento a las personas que han intentado suicidarse y que son el 2.7% de la población mexicana.
El director del Instituto de Salud, Sergio Velázquez García, destacó que el suicidio en Aguascalientes ha aumentado y la tasa actual de prevalencia es de 8.7 casos por cada 100 mil habitantes.
“El perfil de los suicidas tiende a ser personas con empleo formal, con familia funcional y alejados de sustancias psicotrópicas o alcohol, por lo que es urgente la vinculación y coordinación eficiente que incluya no sólo al sector salud o académico, sino a toda la sociedad”.
Por su parte, la investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría, Catalina González Corteza, dijo que en México son más mujeres que hombres quienes lo intentan, pero más hombres que mujeres los que consuman el acto suicida; hace 30 años los adultos mayores eran quienes más lo ideaban, sin embargo, ahora la propensión está en adolescentes y es la segunda causa de su muerte en el país.
Finalmente, la presidenta de la Red Mundial de Suicidólogos, Ángela Martínez, manifestó que el suicidio no es fenómeno actual ni individual, sino que requiere de un seguimiento histórico que abarque entornos de desarrollo y participación de toda la sociedad.