A lo largo de la historia, la confección de prendas de vestir ha estado atada al crecimiento económico de los pueblos, por lo tanto Aguascalientes no podía estar ajeno a estas circunstancias, con una tradición que perdura gracias a las miles de personas que se dedican a esta actividad.

El quehacer textil y de la confección en la entidad es una fuente muy importante de trabajo, que se registra en fábricas y talleres familiares y de quienes se dedican de manera personal a esa labor, que luego ofrecen a sus amistades.

El presidente del Centro Empresarial Textil y de la Confección (Cetec), Jesús Martínez Marmolejo, señaló que de manera formal están en el sector 18 mil personas, que casi duplica el número total de los que trabajan en las plantas ensambladoras de Nissan y a más de la mitad del personal global de la industria automotriz, que incluye las fábricas de autopartes.

De ese tamaño es la importancia que tiene la industria textil y de la confección, por lo que se requiere mayor impulso de las autoridades, sea con créditos blandos para que puedan crecer o con su incorporación a las misiones comerciales que se llevan a cabo allende las fronteras para que puedan encontrar canales de venta e incluso de coinversión.

Está demostrado que la tecnología es un complemento y no un freno en materia laboral, en virtud que para la elaboración de las prendas se necesita la participación de varios trabajadores, lo que le da un acabado muy particular que es sumamente apreciado por los clientes nacionales y extranjeros.

Varias de las fábricas tuvieron su origen en talleres familiares, por lo que para los empresarios es importante respaldar a quienes están en esta tendencia y que con el tiempo den el siguiente paso, lo que lejos de ser una competencia fortalece la actividad y ofrece a su personal seguridad en el trabajo.

Se sabe que en Aguascalientes operan alrededor de 200 empresas, de las cuales 40 son medianas o grandes y que funcionan con toda formalidad, mientras que el resto son talleres pequeños que poco a poco hacen presencia en el mercado.

Un dato de suyo interesante que dio Martínez Marmolejo es que el 60% del personal son mujeres, por lo que la presencia masculina es mayor que en otras épocas, avanzándose así en la equidad de género y que se ocupa más en la automatización de los procesos que en la elaboración manual de las prendas.

Por una costumbre de larga fecha no era atractivo para los hombres trabajar en fábricas de bordados y del vestido, pero los jóvenes actuales quieren un espacio en el mundo laboral y si lo hay en estos lugares no lo piensan dos veces, máxime cuando se trata de hacerlo con sistemas mecanizados o computarizados.

La mano de obra es muy apreciada por compañías de renombre dedicadas a la venta de productos de confección, lo que exige tener especial cuidado en el acabado y esto ha permitido que una empresa dedicada a la fabricación de togas y birretes para graduación exporte a nivel mundial, y en similar situación está otra que destina parte de su producción al escudo bordado, compañías que luego venden sus artículos a México para ropa deportiva.

Lo importante es no sólo cuidar que siga adelante esta ocupación, sino que crezca al estar plenamente demostrado que con un poco de apoyo gubernamental es posible alcanzar nuevos niveles para beneficio de la sociedad en general.

ESTIGMATIZAN

Para las personas que luchan honradamente para salir adelante les resulta difícil aceptar la mención que se hace de su colonia, de que está catalogada como “sumamente peligrosa”, pues consideran que por unos cuantos malandrines no se debe medir a todos con el mismo rasero.

También, al hacerlo, provoca que decrezca el valor de las viviendas, en virtud que el potencial comprador buscará aprovecharse para pagar menos de su valor real, y con mayor razón cuando hay urgencia en la venta, lo que registra una pérdida por varios miles de pesos.

En diversas ocasiones se ha presentado este tipo de quejas, luego de que en alguna conferencia de prensa o mediante boletín un funcionario cita los lugares de “foco rojo”, lo que según los descontentos se debe más a la negligencia de la policía, porque antes de señalar sitios de amenaza debería abocarse en evitarlo.

Según el Estado Mayor de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Aguascalientes, once colonias de la ciudad son las de más alto “alto riesgo”, como la Insurgentes, San Marcos, José López Portillo, Morelos I, Rodolfo Landeros Gallegos, Cumbres III, Guadalupe Peralta, Los Pericos, Ojocaliente III, España y zona Centro.

Son lugares donde se concentra al mayor número de delitos, principalmente el robo a casas-habitación, de vehículos y de autopartes, lo mismo que asalto a transeúntes. En la zona Centro el robo a establecimientos comerciales tipo fardero es el más repetido, de lo que han dado cuenta los propietarios o encargados de los negocios, que de manera reiterada han solicitado la presencia continua de policías, rondines que hacen uno o dos días luego de la denuncia y después vuelve todo a la “normalidad”.

La dependencia municipal sostiene que hay una estrategia por zonas, que va desde vigilancia de los “chabelos” (policías en bicicleta) y con patrullas y motocicletas hasta el uso de las cámaras de videovigilancia, que por lo visto no es suficiente puesto que continúan los robos que hay de manera individual o por bandas.

En las colonias populares sigue el operativo Barrio Seguro, pese a que es un acto contrario a la Constitución General de la República. La autoridad policial sostiene que “ha logrado inhibir conductas antisociales y actos delictivos”, aunque por el número de detenidos más bien tiene como fin elevar la recaudación municipal vía las multas.

Las mismas circunstancias funcionan con el operativo Guardián que lleva a cabo la policía vial, que sin causa justificada detiene a los vehículos “para revisión”, pretendiendo saber si es robado, o si el conductor y sus acompañantes tienen reporte de algún delito a nivel local o nacional.

En ambos casos –Barrio Seguro y Guardián- son operativos indebidos, al pretender combatir la ilegalidad con otra ilegalidad, sólo que quien la comete es la policía, lo que se convierte en un abuso de autoridad, ya que si algún automovilista o transeúnte alega que se violan sus derechos es detenido por “resistencia a la autoridad”.

Seguramente que nadie se opone a que la policía cumpla sus funciones, porque para eso están y para eso se contrataron, sólo que todos sus actos deben ser con estricto apego a la Carta Magna, algo que hasta la fecha no lo hay, pero lo más grave es que pese al tiempo que tienen con esos operativos el número de delitos del fuero común no disminuyen y en materia de narcomenudeo está a todo lo que da, tan es así que los cárteles pelean a sangre y fuego esta plaza, que por lo visto se ha vuelto muy rentable.

Lo que exigen los aguascalentenses es total ceñimiento a la ley y plena efectividad en la vigilancia y prevención, que sigue siendo el talón de Aquiles de las corporaciones.

PIDEN APOYO EN BANCO DE OJOS

Es indudable que todas las instituciones de servicio social tienen un grado de importancia, por lo que en algunos casos reciben la atención que corresponde tanto de las autoridades como de la sociedad en general, como es el caso del Banco de Ojos, que requiere del financiamiento para la compra de un equipo que hace estudios para la graduación de lentes intraoculares y se utiliza en las cirugías de cataratas y en trasplantes de córneas. El ingeniero Ricardo Magdaleno Rodríguez, presidente del Patronato del Banco de Ojos y Tejidos de Aguascalientes, subrayó que están en pláticas con el Club Rotario de Boeme, Texas, y de San Antonio, Texas, lo mismo con el Rotario de Pretoria, Sudáfrica, para que a través de la Fundación Rotaria se pueda financiar este equipo, que tiene un costo entre 70 mil y 80 dólares. En la visita que hicieron en abril pasado Robert Cisneros y Dan Jones a esta ciudad, de los clubes Rotarios de Texas, entregaron un topógrafo ocular computarizado, que tuvo un costo de 77 mil dólares, y ahora esperan hacer realidad el equipo que han solicitado. Los servicios que concede el Banco de Ojos beneficia a Aguascalientes y a la región en general, que en coordinación con el Club Rotario de cada lugar han logrado brindar atención a habitantes del estado de Zacatecas, como Ojocaliente, Guadalupe, Jerez, Calera y la propia ciudad de Zacatecas, además de los municipios de Aguascalientes y parte de Jalisco.