La fuente de la eterna juventud no es un secreto: el protector solar evita el envejecimiento prematuro.
El Fotoprotector Solar (FPS) es una sustancia que se aplica encima de la piel para protegerla de los dañinos rayos solares.
“El mayor beneficio de usar protector solar es que es la mejor crema anti envejecimiento. Si nosotros usamos protector nuestra piel se va a ver joven durante más años y al final, habremos evitado el cáncer de piel, el envejecimiento prematuro, arrugas, manchas, paño, entre otras”, explicó Alejandra González, dermatóloga experta en cáncer de piel.
Como la piel es el órgano más grande del cuerpo, es importante que se le dé el cuidado necesario contra el sol a partir de los 6 meses de edad.
Aunque el fotoprotector solar se concibe como una herramienta extra de cuidado en las vacaciones o al asolearse, su aplicación debe ser diaria, incluso cuando no hay exposición solar, ya que el cuerpo sigue recibiendo radiación gracias al calor y la luz artificial.
“Es muy importante aplicar diariamente un fotoprotector y replicarlo cada cuatro horas hasta las 17:00 horas, idealmente”, comentó González.
“Los rayos solares que llegan de manera directa a la tierra son más fuertes de 11:00 a 17:00 horas, después de eso comienzan a llegar de manera indirecta lo que afecta en menor forma la piel”, explicó.
Asimismo, al cambiar de destino también es necesario cambiar la frecuencia de aplicación.
“Cuando estás en en la playa, el protector se usa cada dos horas, ya que el agua actúa como espejo debajo de nosotros y el sol llega por todos lados. Lo mismo pasa con el pasto en un día de campo o la nieve cuando se va a esquiar”, dijo González.
LOS TIPOS
Existen dos tipos de protectores: los filtros y las pantallas solares.
Los filtros solares, como su nombre lo indica, filtran los rayos del sol que penetran en la piel y se disuelven a través de compuestos químicos.
Las pantallas solares generalmente están compuestas por Dióxido de Titanio y Dióxido de Zinc, lo que logra que los rayos solares reboten de la piel, evitando su penetración.
“Aunque las pantallas solares se pueden aplicar a cualquier paciente y en cualquier grupo de edad, su uso es prioritario con las personas que sufren de cáncer de piel o lupus”, recalcó la dermatóloga.
Actualmente el factor máximo de protección ya está unificado en FPS 50+, por lo que cualquier número más alto mostrado en un bloqueador hará el mismo trabajo que uno del valor antes mencionado.
Es recomendable que una persona deportista o con un estilo de vida activo, use un FPS 50 y a prueba de agua, ya que es resistente al sudor y tiene mayor fijación en el cuerpo, mientras que una persona sedentaria puede usar un fotoprotector 30.
Opciones según la edad
También existe una gran variedad de bloqueadores dependiendo del tipo de piel y la edad:
NIÑOS: En el caso de los niños lo ideal es usar un spray. La fórmula es muy ligera y rápida de aplicar en casos de prisa.
JÓVENES: Para los adolescentes y jóvenes es recomendable usar un bloqueador fluido con toque seco (matificante), ya que éstos retrasan la aparición de brillo en el rostro. También se puede usar un protector en polvo que ayude a retocar el maquillaje.
ADULTOS: Si la piel es mixta a grasa se recomienda el uso de un fotoprotector en gel, y si la piel es normal a seca, se puede usar un bloqueador en crema.
TERCERA EDAD: Generalmente un protector en crema es el ideal ya que su fórmula es más emoliente y brinda mayor humectación.

¡Participa con tu opinión!