Teniendo como marco la majestuosa Catedral de Aguascalientes y con motivo de la conmemoración del 65º Aniversario de El Heraldo de Aguascalientes, se realizó una emotiva celebración eucarística ofrecida por el monseñor Ricardo Cuéllar Romo. Estuvieron presentes, el director general de este diario, León Mauricio Bercún López, colaboradores y trabajadores en general, quienes recibieron la extensiva felicitación por el tiempo en que nuestra empresa ha contribuido a informar de manera objetiva los acontecimientos locales, nacionales e internacionales que han marcado las últimas décadas. En la homilía, monseñor Cuéllar, resaltó el alto valor que representa “escuchar atentamente las palabras humanas para devolverlas”, propiciando así un ejercicio de comunicación en nuestra sociedad.

Refirió que un diario como El Heraldo “se convierte en una escuela”. Agregó que grande es su responsabilidad “porque es consciente que por sus manos corren, a la par, la posibilidad de vigilar o darse al sueño irresponsable”. Consideró que se trata de “un trabajo delicado, como el del bisturí, porque está de por medio la salud o la enfermedad de la propia comunidad” y al mismo tiempo “es un trabajo serio porque en un mundo relativista (…) las presiones para escamotear la verdad, la transparencia y la honradez, suelen ser muy fuertes”.

Al mismo tiempo ponderó la constante evolución de El Heraldo, “sin perder su esencia principal de informar imparcialmente” y reconoció la capacidad de este medio para propiciar la reflexión y el análisis “con equilibrio y ecuanimidad”. “Felicidades por el servicio valioso que han prestado a nuestra región aguascalentense. Felicidades por la superación de las dificultades que, sin duda, se les han presentado en el camino. Felicidades por muchos éxitos profesionales que todos reconocemos”, finalizó.