Diego Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Marshawn Lynch fue el encargado de armar la polémica la tarde de ayer en la capital, y no por su actuación en el campo.
Tal y como lo ha realizado durante toda la temporada 2017, el corredor de los Raiders de Oakland se sentó en la banca cuando entonaban el himno de los Estados Unidos previo al duelo contra los Pats en el Estadio Azteca.
Y la actitud de “La Bestia” fue más polémica cuando tocó el turno del Himno nacional de México, pues ahí el veterano jugador de 31 años sí se paró para escuchar respetuosamente el mismo.
“Marshawn Lynch se sienta durante el himno nacional, se para con el himno mexicano”, escribió Ben Volin, reportero del Boston Globe, en su cuenta de Twitter, acompañándolos con imágenes en donde se evidencia al jugador de los “malosos”.
Durante esta campaña se han dado varias protestas de jugadores cuando se entona el himno esto en contra del Presidente Donald Trump. Desde los que han puesto rodillas en el suelo, los que se agarran de los brazos o hasta se han casos de algunos que no salieron del vestidor.
Al final del juego, en el vestidor de los Raiders un par de periodistas estadounidense le cuestionaron del tema a Lynch, pero el jugador no contestó la pregunta.
Marshawn, quien corrió para 67 yardas en 11 acarreos, platicaba en el vestidor con uno de sus compañeros, e ignoró el tema.