Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Julián Grimaldi Paredes, operador financiero del Cártel de Sinaloa, y su jefe de sicarios, Carlos Jesús Salmón Higuera, escaparon ayer en la madrugada, por la puerta principal del penal de “Aguaruto”, en Culiacán, vestidos de custodios.
Grimaldi había sido detenido en febrero pasado, acusado de ser el autor intelectual de una emboscada en septiembre de 2016 donde fallecieron 5 militares y otros 10 soldados quedaron heridos.
Salmón es uno de los líderes armados de Los Mazatlecos, ligados al Cártel de Los Beltrán Leyva.
Desde el pasado 31 de mayo, la SSP de Sinaloa había solicitado a Rogelio Miguel Figueroa Velázquez, Comisionado de penales federales, el traslado de Grimaldi a un penal de máxima seguridad, debido a su peligrosidad y a la vulnerabilidad del penal local, según se alertaba en el oficio 04245/2018.