David Julián Torres Martínez

Una terrible muerte encontró un hombre, que intencionalmente se recostó sobre las vías del FF.CC. en el momento en que se aproximaba un tren carguero, lo que provocó que terminara decapitándolo y uno de sus brazos completamente destrozado.
En lo que fue catalogado como un suicidio, la víctima no había sido identificada. El cadáver de dicha persona permanece depositado en la morgue del Servicio Médico Forense.
La tragedia se registró el domingo cerca de las 10:45 de la mañana, cuando se recibió un reporte al 911, donde se indicaba que sobre las vías del FF.CC., justo a la altura de la avenida Gómez Morín y esquina con la calle Vasco de Gama, en la colonia Gremial, una persona había sido atropellada por un tren carguero.
De inmediato se trasladaron al lugar de los hechos varias patrullas de la Policía Vial y de la Policía Preventiva, además de una unidad de la Policía Estatal.
Al momento de hacer su arribo, los oficiales encontraron una dantesca escena. Debajo de uno de los vagones tipo góndola, se encontraba el cadáver de un hombre que había sido decapitado, tras pasarle por encima, a la altura del cuello, un tren carguero que encabezaba la máquina de Ferromex, con número económico 4500, que arrastraba 102 vagones tipo góndola y circulaba en sentido de norte a sur
Instantes después llegó una ambulancia del ISSEA, cuyos paramédicos confirmaron la muerte de la víctima, el cual también tenía su brazo cercenado al ser destrozado por las ruedas de los vagones.
Más tarde arribaron a realizar las investigaciones correspondientes los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales, quien se encargó de dar la correspondiente fe ministerial del cadáver.
De acuerdo a la versión de varios testigos, la víctima se encontraba sentado junto a un árbol y al momento en que vio que se aproximaba el tren carguero, se puso de pie y se dirigió hacia las vías del FF.CC.
Enseguida se recostó boca-abajo sobre las vías, dejando su cuello sobre el riel, lo que provocó que al paso del tren carguero lo decapitara y le desprendiera el brazo izquierdo.
Dicha versión fue confirmada por la tripulación del tren carguero, integrada por el conductor Edmundo; el maquinista Fernando y el garrotero José Fernando.
Cabe destacar que estas personas tras percatarse del accidente detuvieron la marcha del tren carguero. Poco después arribó al lugar del accidente el inspector de Protección Ferroviaria, identificado como Efraín Jerson, quien tomó conocimiento de los hechos.
Cabe destacar que a 50 metros de donde quedó el cadáver, se localizó a un costado de un árbol, una mochila en color negro y unas cizallas, presumiendo que le pertenecían a la persona fallecida.
Hasta el cierre de esta edición, el ahora occiso no había sido identificado, estableciéndose nada más que vestía un pantalón color gris y camisa en color amarillo. Aparentaba una edad de entre 35 y 40 años.

¡Participa con tu opinión!