En el marco de la presentación de su libro «El Recuerdo y las Heridas: el asesinato de mi abuelo», al que describió como «una pequeña crónica de una historia familiar», el ex gobernador Otto Granados Roldán consideró que a casi cien años de ese hecho, no han existido cambios drásticos, en situaciones como el abuso y la concentración de poder, así como defectos en la impartición de justicia.
El libro, de lectura ágil, aporta elementos políticos de la época y posteriores a la revolución, en donde se profundiza sobre el asesinato de Vidal Roldán y Ávila -quien en distintos momentos se había desempeñado como funcionario, diputado, además de senador y presidente municipal-, fundador de un partido político de ese entonces, y con el cual logró obtener una participación activa aspirando a nuevos horizontes políticos. Sin embargo, un 14 de febrero de 1925, fue asesinado de manera artera por seis actores materiales, quienes actuaron tras las órdenes del entonces gobernador José María Elizalde; todos ellos puestos en libertad tiempo después.
Granados Roldán explicó que el relato proviene de una historia que escuchó de niño y joven en varias ocasiones, que tiempo después lo llevó a realizar una laboriosa investigación que enriqueció más el hecho anecdótico, ahora plasmado en un libro. Reconoció que su abuelo posiblemente le influyó para dedicarse a la política. Agregó que en sus casi cien páginas se pueden comparar algunos ingredientes políticos no únicos del México de aquel entonces. «Algunos de los componentes de esta historia no han cambiado tanto. El abuso de poder y concentración; la impartición de justicia que permitieron la liberación de los actores materiales e intelectuales. En esos retratos de la época que contextualiza la historia central van a encontrar muchas cosas que tienen vigencia en el México del siglo XXI”.